Última hora
euronews_icons_loading
Los autómatas y relojes de cuco suizos ya son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO

En su taller, rodeado de nieve, las conmovedoras obras de arte mecánicas del maestro suizo François Junod entran en acción: los pájaros silban, las luminarias históricas escriben poesía... una artesanía tradicional recientemente reconocida como patrimonio cultural de la humanidad.

En las montañas del Jura, a lo largo de la frontera franco-suiza, se han transmitido de generación en generación los conocimientos de precisión que hay detrás de algunos de los mejores relojes y autómatas del planeta.

La preeminencia histórica de la región en un campo que combina la ciencia, el arte y la tecnología también ha recibido un impulso de las Naciones Unidas.

En diciembre, la artesanía de la relojería mecánica y la mecánica artística deL Jura se incluyeron conjuntamente en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

Ahora se sitúan al mismo nivel que el tango argentino, la cultura cervecera belga, la caligrafía china, la cocina francesa, el yoga indio, el teatro kabuki japonés, el Día de los Muertos mexicano y el flamenco español.