Última hora
This content is not available in your region

Roberto Fico busca el entendimiento entre las distintas partes para formar Gobierno en Italia

euronews_icons_loading
Sábado de reuniones en busca de un nuevo Gobierno en Italia
Sábado de reuniones en busca de un nuevo Gobierno en Italia   -   Derechos de autor  Afptv
Tamaño de texto Aa Aa

Objetivo: encontrar Gobierno. Tras la ruptura del ejecutivo a manos de Matteo Renzi y la posterior dimisión como primer ministro de Guiseppe Conte, Italia busca de la mano del mediador Roberto Fico una solución que contente a todos y dé a los italianos cierta estabilidad política.

El presidente de la Cámara de Diputados se reunía este sábado con los representantes de los distintos partidos, conscientes todos ellos de la necesidad de olvidar rencillas y remar en la misma dirección.

Eso incluye también el propio Renzi, que tras reunirse con Fico confirmaba ante los medios su predisposición a arreglar el problema que él mismo originó: "Como esta crisis no está causada por simpatías o conflictos personales, sino que nace de la necesidad de dar respuestas a nuestros conciudadanos, estamos dispuestos a jugar nuestro papel, en un documento escrito, que aclare quién hace qué y con qué calendario, dejando de lado las excusas", decía el líder de Italia Viva.

Desde el Partido Democrático, por su parte, Nicola Zingaretti pedía que "la tarea de redactar un programa político de final de legislatura esté en sintonía con la voluntad de los ciudadanos italianos de levantarse y mirar al futuro con esperanza y confianza".

La redacción de un nuevo programa político parece ser por tanto la primera piedra sobre la que trabajan las distintas formaciones, antes incluso que la de designar un nuevo mandatario.

En las calles de Roma, el hartazgo generalizado es un hecho cuando se pregunta a los ciudadanos: "Se perdió el tiempo en algunas decisiones", recuerda Francesco. "Y yo creo que Matteo Renzi forzó, en mi opinión demasiado. No era el momento para hacer algo así y ahora toca esperar a ver qué pasa".

La inminente llegada de los fondos europeos, 209.000 millones de euros, con los que hacer frente a la crisis de la pandemia y la manera de emplearlos fueron el detonante de un nueva crisis, esta política, que ha llevado de nuevo a Italia a la casilla de salida.