Última hora
This content is not available in your region

Bruselas condena la decisión de Hungría de suspender la licencia de una radio independiente

Estudio de Klurádió
Estudio de Klurádió   -   Derechos de autor  Laszlo Balogh/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La noticia supone un nuevo revés para los medios de comunicación independientes del país, que se encuentran bajo presión desde el regreso al poder del primer ministro Viktor Orban en 2010.

El presidente de Klubrádió, Andras Arato, hizo el anuncio el martes, añadiendo que las autoridades dijeron que la emisora había "infringido las normas".

La emisora comercial de tendencia liberal era una de las únicas voces de la oposición que quedaban en Hungría.

Arato denunció la decisión del martes como "una decisión vergonzosa", que suscita nuevas preocupaciones sobre la libertad de prensa en este país de la Unión Europea.

En declaraciones a Euronews, ha declarado que tiene previsto apelar al máximo tribunal húngaro, la Curia, y ha prometido que su medio de comunicación seguirá en línea y que los oyentes están "entusiasmados". "No nos van a silenciar, y si además quieren apoyarnos, intentaremos poner nuestro granito de arena para que podamos vivir en un mundo mejor", dijo.

¿Por qué no se renovó la licencia de Klubrádió?

El Consejo de Medios de Comunicación de Hungría (NMHH), controlado por el partido gobernante Fidesz, aludió en septiembre a unas supuestas violaciones de la ley de medios de comunicación del país para tomar la decisión de no renovar la licencia de Klubrádió el pasado 14 de febrero y sacar a concurso la frecuencia.

El organismo, creado en 2011 bajo el patrocinio del presidente Viktor Orbán, dijo que la emisora había presentado los documentos administrativos con retraso dos veces en el espacio de un año.

La dirección de la emisora afirmó en un comunicado que se habían renovado las licencias de otras emisoras más afines al gobierno que habían cometido infracciones similares del código.

El consejo de medios de comunicación dijo que Klubrádió podía solicitar la frecuencia, que da servicio a la capital, Budapest, y sus alrededores.

¿Qué es lo que le preocupa a Klubrádió?

La emisora había solicitado al tribunal municipal de Budapest un permiso temporal a la espera del resultado del concurso, que no se espera hasta dentro de varios meses. Otras dos emisoras de radio también lo solicitaron.

Klubrádió alegó que la autoridad estaba tratando deliberadamente de desviar la licitación a un callejón sin salida legal.

La semana pasada, el Instituto Internacional de la Prensa, con sede en Viena (Austria), se unió a otras cinco organizaciones de prensa europeas para acusar al partido Fidesz de querer silenciar a Klubradio, en el marco de la represión de los medios de comunicación críticos.

Arato también argumentó que el consejo, un organismo de cinco miembros nombrados por el parlamento húngaro, no puede considerarse un regulador independiente, ya que todos sus miembros actuales fueron nombrados para mandatos de nueve años por el partido gobernante Fidesz.

Pero la NMHH dijo a The Associated Press en un correo electrónico que "en todos los casos, (el organismo) actúa de acuerdo con las leyes y reglamentos vigentes".

"La autoridad no opera sobre una base política, sino profesional, y rechaza tales acusaciones", escribió.

El consejo de los medios de comunicación citó el hecho de que Klubradio no proporcionó datos mensuales adecuados sobre sus emisiones al regulador de los medios de comunicación en dos ocasiones en 2017, una infracción de la ley de medios de comunicación de Hungría que, según dijo, que impide que las emisoras sean consideradas para una extensión automática de sus licencias de frecuencia.

¿Cómo han reaccionado los ciudadanos?

Klubrádió había dicho en un comunicado que los esfuerzos por revocar su licencia servían "para silenciar todas las voces críticas, y si es posible, bajo la cobertura de la legalidad".

El personal de la emisora acudió a las redes sociales para dirigirse a la audiencia de la emisora tras la noticia de que iba a dejar de funcionar.

El editor de noticias Tamás Báder escribió que la emisora se quedaría "en silencio justo después del día de San Valentín", pero añadió: "Si estáis preocupados, no lo estéis, si es que alguien puede estar contento, ¡disfrutadlo! pero volveremos de nuevo".

En un comunicado de la semana pasada, la Asociación Nacional de Periodistas Húngaros calificó a Klubradio como "la única emisora de servicio público que queda en Hungría cuyos contenidos no están bajo la influencia del gobierno".

"La hegemonía de las emisoras progubernamentales aumentaría al 100% con el silenciamiento de Klubradio, lo que no tendría precedentes en Europa", añadió el grupo.

La investigadora principal de Human Rights Watch, Lydia Gall, calificó en septiembre las decisiones en torno a Klubrádió como "el último de una larga serie de ejemplos de los esfuerzos del gobierno húngaro por frenar a la prensa independiente y tomar el control del panorama mediático".

Por su parte, el eurodiputado alemán Daniel Freund, que conegoció el mecanismo del Estado de Derecho para los Verdes en el Parlamento Europeo, declaró: "Es la siguiente victoria de Vubrádió": "Es la siguiente victoria de Viktor Orban en su cruzada contra los medios de comunicación independientes en Hungría... Las acciones de Viktor Orban en Hungría están poniendo en peligro la democracia en toda Europa"."No podemos seguir de brazos cruzados mientras se construye un sistema autoritario en Hungría", añadía Daniel Freund.

Hungría ocupa actualmente el puesto 89 de 180 países en la clasificación de libertad de prensa de Reporteros sin Fronteras (RSF). Era el 23º cuando Orban volvió al poder en 2010.

Fuentes adicionales • Juan Carlos de Santos (versión en español)