Última hora
This content is not available in your region

La Policía acaba con la resistencia del rapero Pablo Hasél

euronews_icons_loading
El rapero Pablo Hasel levanta el puño mientras la Policía le saca de la Universidad de Lleida
El rapero Pablo Hasel levanta el puño mientras la Policía le saca de la Universidad de Lleida   -   Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Con el puño en alto y prometido seguir con su lucha**. Así ha salido el rapero Pablo Hasel del rectorado de la Universidad de Lleida, rodeado por numerosos agentes de la Policía catalana que acudieron a detenerle. **

Hasel se había en el rectorado con medio centenar de sus seguidores para evitar o, al menos, obstaculizar todo lo posible su ingreso en prisión, después de haber sido condenado a nueve meses de cárcel por los delitos enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona.

Los Mossos d'Esquadra no tuvieron muchos problemas para superar las barricadas levantadas en las entradas del rectorado y llegar hasta el rapero, que ha convertido su caso en una batalla en defensa de la libertad de expresión.

"Hay mucha solidaridad de muchas personas que interiorizan que esto no es solo un ataque contra mí sino un ataque contra nuestras libertades fundamentales y libertades democráticas que este Estado vulnera constantemente -afirmaba Hasel este lunes-. Ante una agresión al colectivo hay que dar una respuesta colectiva y no quedarnos de brazos cruzados ante semejantes atropellos. La acción de hoy viene a hacer una llamada a organizar la solidaridad, a llevar la presión a las calles para tratar de frenar estos abusos como tantos otros".

Esta condena es la última, pero no la única contra el cantante. Hasel fue condenado en 2014 a dos años de cárcel, también por enaltecimiento del terrorismo, por algunas de sus canciones sobre los GRAPO, ETA o Terra Lliure. La suma de las dos condenas provocó que se ordenara su entrada en prisión.

Debate sobre los límites de la libertad de expresión

Más de 200 personalidades de la cultura españolas, entre ellas el director Pedro Almodóvar, el cantante Joan Manuel Serrat o el actor Javier Bardem, han firmado un manifiesto contra su encarcelamiento.

Su caso recuerda a de otro rapero, el cantante mallorquín Valtònyc, que en 2018 huyó a Bélgica para evitar entrar en prisión tras ser condenado también por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona.

Estos y otros casos han contribuido a abrir en España el debate sobre los límites de la libertad de expresión. El Gobierno se planea revisar el Código Penal para que esos delitos dejen de estar castigados con penas de cárcel.