Última hora
This content is not available in your region

Diplomáticos rusos dejan Corea del Norte en un carrito ferroviario propulsado a mano

euronews_icons_loading
El diplomático y su familia, bien contentos de dejar Corea del Norte
El diplomático y su familia, bien contentos de dejar Corea del Norte   -   Derechos de autor  Ministerio de Exteriores de Rusia
Tamaño de texto Aa Aa

En medio de la pandemia, un grupo de diplomáticos rusos encontró la forma más increíble de burlar el cierre de la frontera y volver a casa desde Corea del Norte. Los diplomáticos habían terminado su misión pero se encontraban atrapados por el cierre de fronteras para frenar el coronavirus.

Ocho empleados de la embajada rusa en Corea del Norte, junto con sus familias (incluido un niño de tres años), fueron fotografiados y filmados en un carrito ferroviario empujado a mano.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso compartió la historia en Facebook. El grupo comenzó su "largo y difícil viaje de vuelta a casa" el pasado jueves, dijo.

"Las fronteras han estado cerradas durante más de un año y el tráfico de pasajeros se ha visto interrumpido", añadió el Ministerio.

euronews
El diplomático se acercó a la frontera y la atravesó con un carrito ferroviario junto a su familiaeuronews

El grupo de rusos comenzó su larga odisea tomando un tren desde Pyongyang en un viaje de 32 horas, al que siguió un viaje de dos horas en autobús hasta la frontera.

Una vez allí, se subieron al carro del tren y cruzaron la frontera que divide a Rusia y Corea del Norte.

"Para hacerlo, tenían que preparar un carrito de antemano, ponerlo en las vías, poner sus cosas en él, hacer que los niños se sentaran... y marcharse", subrayó el ministerio.

Las fotos publicadas en Facebook muestran el carro, cargado de maletas, recorriendo el campo norcoreano.

Un vídeo viral muestra a algunos miembros del grupo sonriendo mientras cruzan el puente sobre el río Tumannaya que divide a Corea del Norte de Rusia.

Según los informes del Ministerio de Asuntos Exteriores, el carro fue empujado por la vía férrea durante más de un kilómetro. El tercer secretario de la embajada, Vladislav Sorokin, actuó como "motor" humano.

"En la estación fronteriza rusa de Khasan, nuestra gente fue recibida por colegas de la oficina del Ministerio de Asuntos Exteriores en Vladivostok y un autobús proporcionado por la administración del Territorio de Primorsky. "Nuestros compatriotas han regresado a casa desde el aeropuerto de Vladivostok", se lee en la publicación de Facebook.

La agencia de noticias Interfax indica que el grupo embarcó en un vuelo con destino a Moscú desde la ciudad del Extremo Oriente ruso.

En declaraciones a la prensa el viernes, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que el trabajo de los diplomáticos es "difícil y espinoso", y que situaciones como ésta "pueden ocurrir".

Rusia, que mantiene estrechos vínculos con Corea del Norte, ha mantenido una importante presencia diplomática en el país, que sufre desde hace tiempo una grave hambruna.

Pyongyang afirma, a pesar del escepticismo internacional, que es uno de los países donde aún no ha llegado el nuevo coronavirus. Corea del Norte selló sus fronteras en enero de 2020 y suspendió todo el tráfico de pasajeros.