Última hora
This content is not available in your region

Las etiquetas de eficiencia energética se renuevan

euronews_icons_loading
The old EU energy label, on the left, and the new energy label, on the right, with a QR code
The old EU energy label, on the left, and the new energy label, on the right, with a QR code   -   Derechos de autor  Caudio Centonze/EC Audiovisual Service
Tamaño de texto Aa Aa

Las etiquetas energéticas se simplifican. El sistema nació hace 25 años para indicar la eficiencia energética de los productos con una escala de la A a la G. Pero la innovación tecnología había obligado a añadir nuevas categorías como la A+, A++ o A+++.

Ahora la Comisión Europea las elimina y vuelve al sistema de la A a la G. Los artículos más eficientes de la actualidad serán catalogados con los grados B, C o D dejando vacía la categoría superior y anticipándose a la mejora de la tecnología. Algo que dará más claridad y que según la Organización Europea de Consumidores (OEC) es una victoria para los clientes.

"Es algo bueno para los consumidores. Sabemos que la etiqueta energética conocida, bien entendida y muy utilizada por los consumidores porque el sistema es muy transparente, comparable y fácil de entender. Creemos que esto es una victoria para los consumidores ya que también les ayudará a controlar sus gastos en las facturas energéticas del futuro", defiende Sylvia Maurer, directora de Sostenibilidad y Seguridad en la OEC.

Se estima que con el nuevo diseño se ahorrará el equivalente a 230 millones de toneladas de petróleo para 2030. Para los consumidores, esto se traduciría un ahorro medio de hasta 285 euros al año en sus facturas energéticas. Además, las empresas europeas contarían con 66.000 millones de euros en ingresos adicionales.

Desde el 1 de marzo las etiquetas se introducen en cuatro categorías de productos: frigoríficos y congeladores, lavavajillas, lavadoras y televisores. Durante este año se añadirán lámparas y bombillas y el resto de productos cambiarán en los próximos años. Un paso más en la estrategia verde de la Comisión Europea.