Última hora
This content is not available in your region

El levantamiento de las restricciones en el Sur amenaza la campaña de vacunación en EE UU

euronews_icons_loading
El levantamiento de las restricciones en el Sur amenaza la campaña de vacunación en EE UU
Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos pisa a fondo el acelerador en su lucha contra el coronavirus. La vacuna monodosis de Johnson & Johnson ha llegado a los centros de vacunación de los estados de Nueva York y Conneticut, solo días después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos del país (FDA, en sus siglas en inglés) aprobara su uso de emergencia.

La inmunización de la población avanza a pasos agigantados, sin embargo, varios estados, específicamente del Sur, han comenzado a levantar los cierres y restricciones pese a la desaprobación de los científicos. Uno de ellos ha sido Texas donde el gobernador Gerg Abbot ha eliminado el uso obligatorio de la mascarilla y permitido la reapertura de todos los comercios al 100% de su capacidad. No obstante, una gran cantidad de ciudadanos en la ciudad de Houston aún portaban la mascarilla después de su anuncio. El presidente Joe Biden calificó la decisión de "pensamiento neandertal".

"Creo que es un gran error. Espero que todo el mundo se haya dado cuenta a estas alturas de que estas máscarillas marcan la diferencia (...) lo último que necesitamos es que los neandertales piensen que si no la usas todo estará bien. Pero sigue siendo importante", apuntó Biden en una reunión con la prensa en el Despacho Oval.

Biden aseguró este martes que Estados Unidos tendrá suficientes vacunas para toda su población adulta a finales de mayo, al anunciar un acuerdo para que el gigante farmacéutico Merck produzca la vacuna desarrollada por Johnson & Johnson.

Merck utilizará dos de sus instalaciones para "producir la sustancia farmacológica, formular y llenar viales de la vacuna de J&J", según un comunicado del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

La administración de Biden aprovechará la Ley de Producción de Defensa para proporcionar una cantidad inicial de 105 millones de dólares para que Merck convierta y equipe sus instalaciones para fabricar la vacuna de forma segura.

Editor de vídeo • Oscar Valero