Última hora
This content is not available in your region

Nueva Zelanda y Brasil, dos visiones de la COVID-19 que marcan la gestión de la pandemia

Por Oscar Valero  & Blanca Castro
euronews_icons_loading
A la izquierda, el presidente de Brasil Jair Bolsonaro; a la derecha, la primera ministra de Nueva Zelanda Jacinda Ardern.
A la izquierda, el presidente de Brasil Jair Bolsonaro; a la derecha, la primera ministra de Nueva Zelanda Jacinda Ardern.   -   Derechos de autor  AP / Andre Penner
Tamaño de texto Aa Aa

"Basta de lloriqueo", con esas palabras el presidente Jair Bolsonaro pide a los brasileños volver a sus puestos de trabajo a pesar de que el país no ha superado aún la batalla contra la COVID-19. Brasil registra más de 250.000 muertos y casi 11 millones de casos desde el inicio de la pandemia.

"Ustedes, los agricultores, no se quedaron en casa, no se acobardaron. Tenemos que afrontar nuestros problemas. Basta de quejarse y lloriquear. ¿Cuánto tiempo vas a seguir llorando? Tenemos que afrontar nuestros problemas", reclamó Bolsonaro en un evento público.

A falta de una estrategia central, las autoridades locales se ven obligadas a tomar medidas. El Gobierno de Río de Janeiro ha anunciado que la ciudad iniciría un toque de queda a partir del viernes, limitando el horario de los bares, restaurantes y discotecas.

Durante el anuncio de las nuevas medidas, el alcalde de Río, Eduardo Paes, detalló que el toque de queda será desde las 23 horas hasta las 5. Aunque los restaurantes y bares deberán cerrar a las 17 horas.

En Sao Paulo, un centro de vacunación en modo autoservicio ofrece la vacuna china Coronavac a los habitantes de la ciudad. Sin embargo, muchos consideran que la campaña de inmunización va demasiado lenta. Brasil es el segundo país con mayor número de muertes por COVID-19 del mundo.

En el otro extremo del mundo, el Gobierno de Nueva Zelanda relajará el confinamiento en la populosa ciudad de Auckland y en todo el país en donde solo 26 personas han fallecido a causa del virus desde la detección del primer caso.

"Teniendo en cuenta que no hemos encontrado ningún caso y que el entorno sigue siendo controlado, hemos tomado la decisión de trasladar Auckland al nivel 2 a partir deldomingo y el resto de Nueva Zelanda al nivel 1, lo que nos lleva al final de los 7 días de confinamiento para Auckland que habíamos previsto desde el principio ", anunció Jacinda Ardern.

Nueva Zelanda, con 5 millones de habitantes aproximadamente, registra apenas 2389 contagios confirmados y 2295 personas curadas.

Editor de vídeo • Oscar Valero