Última hora
This content is not available in your region

¿Qué variantes de la COVID-19 se han identificado y qué grado de transmisibilidad tienen?

La gente lleva mascarillas mientras camina por el puente de Westminster en Londres, el miércoles 3 de febrero de 2021.
La gente lleva mascarillas mientras camina por el puente de Westminster en Londres, el miércoles 3 de febrero de 2021.   -   Derechos de autor  Alberto Pezzali/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Justo antes de Navidad y cuando la vacunación frente a la COVID-19 estaba a escasas semanas de hacerse realidad, Reino Unido anunció que una variante más transmisible del coronavirus se estaba propagando por todo el país, lo que provocó el despliegue de medidas de confinamiento más estrictas y restricciones de viaje.

Desde entonces, han aparecido otras variantes en distintas partes del mundo.

Los virus suelen cambiar al hacer copias de sí mismos y estos cambios se denominan mutaciones. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define una variante como un virus que tiene "una o varias mutaciones nuevas".

Los cambios en el coronavirus no son inusuales: los virus tienen más oportunidades de mutar a medida que infectan a más personas, pero los expertos han dicho que el SARS-CoV-2 ha sido más lento en cambiar.

Esto es lo que sabemos - hasta ahora - sobre las variantes del coronavirus en Reino Unido, Sudáfrica, Brasil y California.

La variante de Reino Unido

Reino Unido fue uno de los primeros países en identificar una variante de la COVID-19 de rápida transmisión.

El Secretario de Sanidad, Matt Hancock, anunció en la Cámara de los Comunes el 14 de diciembre que se estaba extendiendo en Londres y el sureste de Inglaterra, y que estaba sustituyendo rápidamente a todas las demás variantes.

Pertenece a un linaje conocido como B.1.1.7.

Las autoridades anunciaron amplias restricciones a la circulación en el país, pero no prohibieron los viajes fuera de Reino Unido, por lo que la variante no tardó en extenderse a otros países.

"En países como Dinamarca podemos ver que, aunque la variante anterior está disminuyendo, la nueva variante se está extendiendo", dijo a Euronews Martin McKee, profesor de la London School of Hygiene and Tropical Medicine.

"Eso suele quedar enmascarado, y estoy seguro de que también está ocurriendo en otros países".

Uno de los cambios que hizo que esta variante fuera distinta fue una mutación conocida como N501Y, que afecta al dominio de unión al receptor (RBD) de la proteína espiga, el punto donde el virus se une a una célula.

"Esta mutación, al menos en el laboratorio, permite que la proteína se una más fuertemente a la proteína de la superficie celular a la que se dirige", dijo la doctora Eleanor Gaunt, becaria Sir Henry Dale del Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo.

La variante se ha detectado ya en 70 países, según la OMS.

La variante de Sudáfrica

Las autoridades dijeron por primera vez el 18 de diciembre que una variante del coronavirus que se extendía rápidamente en tres provincias les preocupaba.

La denominaron 501Y.V2 y descubrieron que estaba contribuyendo al aumento de las infecciones en Sudáfrica en enero.

La secuenciación genómica mostró que se trataba de una variante diferente a la identificada en Reino Unido, pero tanto la variante sudafricana como la británica comparten la mutación N501Y en la proteína espiga.

Existe preocupación de que las vacunas no sean tan eficaces contra esta variante.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos dijeron que había "algunas pruebas que indican que una de las mutaciones de la proteína espiga, E484K, puede afectar a la neutralización por parte de algunos anticuerpos policlonales y monoclonales".

Un estudio reciente en Sudáfrica descubrió que otras mutaciones en esta variante también provocaban que los anticuerpos tuvieran más problemas potenciales para neutralizar el virus.

Esto tiene "implicaciones tanto para las tasas de reinfección como para la eficacia de las vacunas", dijeron los científicos.

La empresa de biotecnología Moderna anunció el 25 de enero que, aunque su vacuna parecía ser eficaz contra la variante, estaba desarrollando un refuerzo adicional "por precaución".

La variante de Brasil

Una variante del coronavirus originaria de Brasil fue identificada por primera vez en cuatro viajeros a Japón, según anunció el 10 de enero el Ministerio de Sanidad japonés.

Esta variante, denominada linaje P.1, contiene 17 cambios de aminoácidos únicos y tres supresiones, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Tiene dos de los mismos cambios en la proteína espiga que la variante que surgió en Sudáfrica, lo que hace temer su respuesta a las vacunas.

Un estudio británico-brasileño publicado en Virological.org descubrió que entre el 15 y el 23 de diciembre, en la ciudad amazónica de Manaos, se identificó el linaje P.1 en el 42% de las muestras de coronavirus recogidas.

La variante de California

El descubrimiento de la variante británica en diciembre de 2020 hizo que los científicos de California empezaran a buscarla entre sus muestras de coronavirus.

Pero mientras que sólo encontraron unas pocas muestras de ella, se encontraron con muchas más de una variante que parecía haber surgido en la propia California.

Perteneciente a un linaje conocido como CAL.20C, representó más de la mitad de las muestras del genoma del virus recogidas en los laboratorios de Los Ángeles en un solo día a mediados de enero, según el New York Times.

Pero los científicos declararon al periódico que, a diferencia de lo ocurrido en Reino Unido, no había pruebas todavía de que esta variante fuera más letal o más contagiosa que otras formas del virus.

¿Funcionan las vacunas con las variantes del coronavirus?

La doctora Gaunt dijo que "si el 100% de la población hubiera recibido las dos dosis de una vacuna, el virus tendría una capacidad de propagación muy limitada".

Pero, si muchas personas están parcialmente protegidas con una sola dosis, por ejemplo, "esto proporciona una ventaja selectiva a los virus con mutación".

"Por eso, la decisión de algunos Gobiernos de retrasar la segunda dosis de las vacunas es motivo de preocupación internacional. Si mucha gente tiene un poco de protección, la probabilidad de que surja una variante que evada las respuestas a la vacuna es mucho mayor", añadió la doctora Gaunt.

Los fabricantes de vacunas ya están trabajando en la adaptación de las vacunas a las mutaciones.

Muchos Gobiernos están confiando en los programas de vacunación y han introducido amplias restricciones a la circulación y a las reuniones masivas.

"Las vacunas que tenemos disponibles en este momento son eficaces contra esta variante [británica], pero hay otras variantes en el mundo sobre las que todavía hay dudas, por lo que creo que hay una gran urgencia", dice el profesor McKee.

"La dificultad es que muchos países no han reconocido la necesidad de adoptar un enfoque sistémico completo: no se trata sólo de comprar la vacuna y hacerla llegar al país.

"Se trata de contar con toda la infraestructura necesaria para garantizar que se identifique a la gente, se la contacte y se la invite, y cuando haya grupos de población que no se vacunen, se les envíe un mensaje".

La Unión Europea ha pedido que más países intenten identificar las variantes del virus, y la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha afirmado que los Estados miembros deben intensificar la realización de pruebas y la secuenciación del genoma.

Algunos tan solo secuencian menos del 1% de los casos de la COVID-19, pero es necesario aumentar hasta "al menos el 5%" y preferiblemente el 10% de los resultados positivos de las pruebas, ha pedido von der Leyen.

La doctora Catherine Smallwood, del Programa de Emergencias de la OMS, afirmó que, dado que el virus "está mejorando", es necesario endurecer las restricciones. Dijo que los países debían centrarse en reducir la transmisión.