Última hora
This content is not available in your region

COVID-19 | La variante británica obliga a endurecer las restricciones en varios países europeos

euronews_icons_loading
COVID-19 | La variante británica obliga a endurecer las restricciones en varios países europeos
Derechos de autor  Michael Probst/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

La campaña de vacunación contra la COVID-19 sigue a toda máquina en el Reino Unido, donde más de 15 millones de personas han recibido ya la primera dosis: una "hazaña extraordinaria", según su primer ministro, Boris Johnson. La campaña comenzó hace diez semanas y acaba de pasar a la fase de inoculación de los mayores de 65 años y a las personas clínicamente vulnerables.

"En Inglaterra, ya hemos ofrecido vacunas a todos los integrantes de los cuatro primeros grupos prioritarios, las personas con más probabilidades de enfermar gravemente, alcanzando el primer objetivo que nos habíamos fijado", afirmaba Boris Johnson.

Francia ha logrado estabilizar por debajo de los 20.000 el número de contagios diarios de COVID-19 (16.546 registró el domingo) y también ha reducido el número de fallecimientos, 167 frente a los 199 del sábado. Sin embargo, ha aumentado el número de hospitalizaciones y de pacientes en cuidados intensivos. La nuevas variantes del coronavirus han despertado el fantasma de un tercer confinamiento.

En la República Checa, que ya ha superado el millón de contagios, el Gobierno ha decretado un nuevo estado de emergencia para combatir la pandemia a petición de los catorce gobernadores regionales. El jueves, el Parlamento había rechazado prorrogar una medida que las autoridades sanitarias consideran imprescindible:

"Estoy muy satisfecho de que haya prevalecido el sentido común", afirmaba el primer ministro, Andrej Babiš. "Es muy importante trabajar juntos y hacer todo lo posible para proteger la vida de nuestros ciudadanos. La situación no es buena, una mutación británica muy contagiosa de COVID se está extendiendo en la República Checa".

Un miedo que traspasa fronteras. Desde el domingo, Alemania solo permite la entrada a los ciudadanos alemanes, los residentes no alemanes y los trabajadores esenciales que cruzan a diario la frontera con Austria o la República Checa. Todos deberán presentar un test reciente que certifique que no tienen la COVID-19. Aunque en las primeras horas ha habido cierta flexibilidad, a partir del miércoles serán inflexibles.