Última hora
This content is not available in your region

Madrid se queda sin su gran manifestación del 8-M por la pandemia

euronews_icons_loading
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y la ministra de Igualdad, Irene Montero
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y la ministra de Igualdad, Irene Montero   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

La pandemia ha impedido que España celebre el 8 de marzo como en años anteriores, cuando las manifestaciones masivas fueron reflejo de un movimiento feminista en pleno apogeo. En su lugar, el Gobierno ha celebrado un sobrio acto institucional en el que Pedro Sánchez ha reclamado el carácter feminista de su ejecutivo de coalición.

El sobrio acto celebrado por el Gobierno español ha contado con la participación del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y de la ministra de Igualdad, Irene Montero, que han hecho hincapié en el carácter feminista del Gobierno de coalición español, además de destacar el extraordinario trabajo de muchas mujeres en este año marcado por la COVID-19.

Sánchez: "Es el día de la mujer libre"

"Hoy es ocho de marzo, el día de la mujer trabajadora, es el día, por tanto, de la mujer libre, pero la lucha, la celebración y las razones, las motivaciones de esta fuerza de cambio que representa el feminismo no tienen fecha -dijo Pedro Sánchez-. Por eso, como decía antes, este gobierno de coalición progresista es un gobierno feminista, porque somos conscientes de que existe una deuda y, por tanto, un desafío democrático, y es que a la mitad de nuestra sociedad se le arrebata o se le recorta la libertad, la igualdad, la dignidad por el simple hecho de ser mujeres".

"Este ocho de marzo es un homenaje a las mujeres que sostienen la vida y que este año lo han hecho en condiciones especialmente difíciles, sanitarias, mujeres de la limpieza, trabajadoras de supermercados y de la cadena de producción de alimentos, madres, abuelas, trabajadoras del hogar -subrayó la ministra Montero-. España no puede permitirse que unas pocas rompan techos de cristal, mientras la mayoría, las humildes, las pobres, las migrantes, siguen atadas a un suelo pegajoso que las condena a recoger esos cristales".

Madrid, icono internacional durante años de la celebración del Día Internacional de la Mujer, se ha quedado este lunes sin su gran manifestación por el riesgo de contagio de coronavirus. El Tribunal Constitucional ha ratificado la prohibición decidida por el Gobierno madrileño. La prohibición ha sido duramente criticada por diversos colectivos feministas y sindicatos, teniendo en cuenta que en otras ciudades sí se celebrarán actos.

El año pasado, la manifestación del 8 de marzo, que congregó a más de 120.000 personas días antes de declararse la pandemia en España, fue objeto de polémica.