Última hora
This content is not available in your region

¿En qué punto está la descontaminación de Fukushima una década después de la catástrofe?

euronews_icons_loading
¿En qué punto está la descontaminación de Fukushima una década después de la catástrofe?
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Diez años después de la catástrofe de Fukushima, nos desplazamos a la central de Fukushima Daiichi para conocer en qué punto se encuentran los trabajos de desmantelamiento, que incluyen la descontaminación del lugar.

Durante el tsunami, una ola de 15 metros de altura destruyó cuatro de los seis reactores de la central nuclear de Fukushima Daiichi, al norte de Tokio. Desde la catástrofe, el Gobierno y Tepco, la operadora de la central, han estado dirigiendo el desmantelamiento de la planta, que incluye la descontaminación de la zona, que deberá completarse en 30 o 40 años.

La central contaba con seis reactores, todos ellos apagados. Los reactores 5 y 6 se salvaron de la ola. El reactor 4 está sin combustible desde 2014.

Tras el tsunami, el primer paso fue cerrar los reactores y evitar más emisiones radiactivas vertiendo agua sobre las instalaciones.

"En cuanto a la situación de los reactores, la refrigeración era lo más importante. Por eso empezamos con eso. Y luego tuvimos que ocuparnos de las piscinas de combustible", explica el Superintendente Adjunto del Centro de Comunicación de D&D Kimoto Takahiro.

La segunda fase de eliminación del combustible en las piscinas de los reactores llevará otros 10 años. El mes pasado se completó la retirada de unos dos tercios de las barras de combustible gastado de los reactores accidentados mediante el uso de robots.

El tercer paso es la retirada de los restos: una operación larga y delicada que tendrá lugar en los reactores 1, 2 y 3, y que se ha retrasado debido a la crisis de Covid-19.

Aquí trabajan diariamente entre 4.000 y 5.000 personas, muchas de ellas sin protección, gracias a los esfuerzos por descontaminar la zona, pero no es el caso de esta sección esencial, la instalación ALPS. Esta invención estadounidense creada especialmente para Fukushima filtra el agua contaminada.

El tritio no se acumula en el cuerpo humano porque tiene una vida media muy corta

Fukumatsu Teruki, líder tecnológico senior de Toshiba Energy Systems and Solutions Corporation, dice que "el reactor del accidente contiene combustible fundido y necesita ser enfriado continuamente, por lo que se vierte agua sobre él. El agua contaminada que sale es absorbida por una bomba y es enviada a este sistema ALPS y la radiación es prácticamente eliminada, excepto el tritio, y finalmente se almacena en tanques".

El tritio es una parte radiactiva de la molécula del agua que se encuentra en la naturaleza, explica este especialista, que ha estado 3 veces en Fukushima. "El tritio no se acumula en el cuerpo humano porque tiene una vida media muy corta. Puedes tenerlo y deshacerte de él en el proceso", asegura el profesor Georg Steinhauser, de la Universidad Leibniz de Hannover.

El agua tratada se almacena después en mil depósitos: en su interior, 1,2 millones de m3 de agua. Pero estos depósitos estarán llenos en 2022. Esta agua tendrá que ser evacuada y se barajan dos opciones: vaporizarla en el aire o verterla al mar.

Estas soluciones preocupan a los pescadores y agricultores locales, que temen que sus productos vuelvan a tener mala reputación y se resientan las ventas.

El Gobierno está estudiando la mejor solución, que se aplicará como máximo en dos años, tras la luz verde de la autoridad de seguridad nuclear, un organismo independiente creado tras la catástrofe de Fukushima, que vigila la seguridad.

El experto del OIEA dijo que este tipo de emisiones son comunes en todo el mundo. "Todos los reactores nucleares están autorizados a liberar pequeñas cantidades de radiactividad en el agua y el aire, todo lo cual, obviamente, está sujeto a un control reglamentario", dice Christophe Xerri Director de la División de Ciclo de Combustible y Gestión de Residuos.

Fukushima no es Chernóbil

Los expertos señalan que el accidente de Fukushima no guarda ninguna proporción con el de Chernóbil.

Steinhauser explica que "Chernóbil, por ejemplo, liberó una enorme cantidad de plutonio, americio... Chernóbil estará contaminado para siempre. Fukushima es otra cosa. Lo que Fukushima ha liberado es esencialmente cesio radiactivo. El cesio-137 tiene una vida radiactiva de 30 años".

Desde la catástrofe, Japón ha modificado las normas de seguridad de sus centrales nucleares y ahora comparte su experiencia con la comunidad internacional.

Y según los expertos del Organismo Internacional de la Energía Atómica que volvieron a visitar el lugar el año pasado, los métodos, los análisis y las mediciones de radiactividad que se realizan allí son fiables.