Última hora
This content is not available in your region

Regreso a Fukushima tras la catástrofe: los agricultores luchan contra la desconfianza

euronews_icons_loading
Regreso a Fukushima tras la catástrofe: los agricultores luchan contra la desconfianza
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

10 años después de la catástrofe de Fukushima, fuimos a la región para conocer a los habitantes y especialmente a los agricultores. Muchos de ellos habían abandonado la región tras la catástrofe.

Ahora han vuelto. Llegaron a Okuma desde todos los pueblos vecinos. La central de Fukushima Daiichi se encuentra en este municipio. Hoy, en el flamante ayuntamiento, estos antiguos refugiados conmemoran el décimo aniversario de la catástrofe.

La ceremonia tendrá lugar en este nuevo distrito de Okuma, una zona que ya es accesible y en la que la reconstrucción continúa a pesar de la pandemia de covid-19. Las zonas que aún están fuera de los límites siguen reduciéndose.

En marzo de 2011, 88.000 personas vivían en las zonas evacuadas de la prefectura de Fukushima. Hoy, 14.000 personas viven en las zonas reabiertas. "Cuando volví a Okuma realmente no había nada, sólo refugios y tiendas temporales, pero ahora se han construido grandes edificios", recuerda Yamamoto Chiyoko.

Por todas partes aquí las instalaciones miden la radiactividad de la zona, (MAP) que ha bajado mucho en 10 años. El público está constantemente informado, gracias a los análisis realizados por el Centro de Investigación de Fukushima.

Fukuhara Takemasa, Director del Departamento de Estudios y Análisis del Centro de Creación Medioambiental de la Prefectura de Fukushima, explica que "el nivel de radiactividad en el aire se mide en tiempo real en varias partes de la ciudad. Para los demás elementos, se toman muestras en diferentes lugares, como el suelo y el agua.

Se han descontaminado edificios, se han evacuado terrenos contaminados o se han cubierto con tierra sana. Salvo en el emplazamiento de la propia central, aquí no hay más radioactividad que en las principales capitales del mundo. La geología de Japón es por naturaleza menos radioactiva que la de otros lugares, y Chernóbil tuvo un gran impacto en Europa.

La lucha de los agricultores contra la desconfianza

Sólo dos semanas después de la catástrofe, Koji Kato y su familia regresaron a Fukushima, a 80 km de la central. Enamorados de su tierra, estos agricultores producen arroz, pero también sirven cerveza casera en su bar.

Los agricultores de la región sufrieron mucho después de la catástrofe porque la confianza de los consumidores se desplomó.

"Hasta el año pasado descontaminaba rociando los productos, lo que suponía un trabajo extra porque tenía que poder exportar con seguridad. Esa fue la parte más difícil. Pero no detectamos ninguna radioactividad durante 5 años seguidos", cuenta Kato Koji, presidente de la granja Kato.

Tras el accidente nuclear, las exportaciones de la región cayeron drásticamente. A pesar de los años difíciles, ahora se han duplicado en comparación con 2010.

Vivir en Fukushima, como para muchos de los refugiados que volvieron, es una emoción especial para Koji y Emi. La directora ejecutiva de la granja Kato, dice que tiene 4 hijos y "sería feliz si pudieran decir que están orgullosos de haber nacido aquí".