Última hora
This content is not available in your region

Siria, 10 años: el "Guernica sirio" que retrata el dolor de la guerra y el duelo de los refugiados

euronews_icons_loading
Siria, 10 años: el "Guernica sirio" que retrata el dolor de la guerra y el duelo de los refugiados
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El pintor sirio Ahmad Sheer llegó a Bélgica por su cuenta porque sabía que el viaje era demasiado peligroso. Después de que se le concediera el asilo, pidió al gobierno belga que le permitiera traer a su familia. Así que ahora vive en Bélgica con su mujer y sus dos hijos. Euronews conversó con él sobre su última pintura, un "Guernica sirio", que enaltece su admiración hacia la obra original de Picasso y su capacidad de adaptarla en un espejo de su realidad como migrante.

"Lo dibujé en 2017. Fusioné lo que pintó Picasso con lo que sentí en la guerra de Siria. Lo que vio Picasso tenía esa forma de leer, de absorber el dolor y la conmoción de una manera muy fuerte".

El dolor y la conmoción que Ahmed experimentó en Siria siguen grabados en su arte. El pintor de 40 años se negó a abandonar su país hasta que, un día, se le presentó una encrucijada: huir o unirse a los combates.

La guerra de Siria es el conflicto más complejo surgido de la Primavera Árabe. El país vio surgir a actores externos como poderosos enemigos que alimentan las llamas de la guerra dentro de sus fronteras.

"La guerra no era sólo entre sirios, así empezó y así se suponía que era. Pero entonces Rusia entra en el conflicto para defender a su aliado. Colaborando con sus armas aéreas".

Las milicias respaldadas por Irán ya prestaban apoyo terrestre al presidente sirio Bachar Al Assad, mientras que la oposición contaba con el apoyo financiero de los países del Golfo. Pero Rusia iba a cambiar el equilibrio de poder... de forma irreversible.

La "Misión Siria" de Rusia se puso en marcha en septiembre de 2015, dos meses después de que Ahmad abandonara el país.

El viaje de Ahmed lo llevó a través de Turquía y luego de Grecia hacia el norte de Europa y Bélgica, donde se le daría una nueva oportunidad y un nuevo título: refugiado

"Es un nuevo periodo en mi vida. Un nuevo periodo que no es ni negativo ni positivo, pero es un nuevo capitulo en el que podría decir que estoy sin país. O que quizás estoy buscando un nuevo país para mí y para mi familia. El problema es que no sé si la palabra refugiado se me quedará conmigo. Es decir, aunque consiga una nacionalidad europea, ¿seguiré siendo un refugiado? ¿O seré un ciudadano? No sé si será un periodo corto. O si será permanente".

Periodista • Anelise Borges

Fuentes adicionales • ADAPTADO POR BLANCA CASTRO