Última hora
This content is not available in your region

Paraguay, al borde de un nuevo confinamiento en la mayor parte del país

Por Isidro Murga con EFE, AFP
euronews_icons_loading
Varios enfermos de COVID-19 sin camas son tratados en los pasillos de un hospital en San Lorenzo, Paraguay.
Varios enfermos de COVID-19 sin camas son tratados en los pasillos de un hospital en San Lorenzo, Paraguay.   -   Derechos de autor  Jorge Saenz/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Hospitales desbordados, enfermos atendidos en los pasillos, familiares acampados en los alrededores para que no les falten el oxígeno y las medicinas que les permitirán seguir con vida... y que tendrán que pagar de su propio bolsillo. El repunte de contagios de COVID-19 en Paraguay podría traducirse en un nuevo confinamiento total en gran parte del territorio, incluida Asunción la capital.

El Gobierno, muy criticado por su gestión de la pandemia, estudia esta y otras medidas estrictas que podrían entrar en vigor durante el fin de semana. Mientras tanto, las costuras del sistema sanitario y social de Paraguay no aguantan más presión:

"Al traer un paciente, para arrancar (el precio) es 500.000 guaraníes entre análisis y los primeros medicamentos. Después ya va de acuerdo a la gravedad, gasto, gasto, gasto", lamenta Nancy Jara, familiar de un paciente de COVID-19 ingresado en el hospital Ingavi de Asunción.

"Acá los insumos nada, medicamentos no hay, hay personas que venden toda su casa, que rematan su casa para conseguir medicamentos para sus familiares", explica Edi Gómez, también familiar de un enfermo de COVID-19.

Al raquitismo del sistema sanitario paraguayo se suma el gran retraso que lleva en la campaña de vacunación. Este martes ha comenzado a suministrar las 36.000 dosis que recibió hace unos días a través del mecanismo Covax de la OMS. Antes llegaron 27.000 de donaciones, principalmente de Chile. Estos primeros lotes se destinarán al personal sanitario. A término recibirá 4,3 millones de dosis a través de Covax.

Desde que comenzó la pandemia, la COVID-19 se ha cobrado cerca de 3.800 vidas en este país que roza los 7 millones de habitantes.