Última hora
This content is not available in your region

La Unión Europea quiere un nuevo rol en el Ártico

Access to the comments Comentarios
Por Gregoire Lory  & Aida Sanchez Alonso
euronews_icons_loading
La Unión Europea quiere un nuevo rol en el Ártico
Derechos de autor  HANDOUT/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Lo que sucede en el Ártico no se queda en el Ártico. Esta es una de las frases que se utilizan cuando se habla de los problemas del Polo Norte y por ello, la Unión Europea quiere involucrarse aún más en la región. La UE ha construido su política ártica en torno a tres pilares: protección del clima, desarrollo sostenible y cooperación. Pero necesita una nueva dimensión: la seguridad. Recientemente, Moscú ha reforzado su presencia militar en la región. La Union cree que la seguridad debe integrarse en el plan.

"Uno de los problemas tambien es dónde podrian la UE y la OTAN cooperar más estrechamente. Todos sabemos lo que está en juego, pero hay una cosa extremadamente importante, especialmente en estos tiempos de rivalidad geopolítica, tratemos de acordar que el Ártico es un lugar donde los poderes pueden cooperar en beneficio de las personas, el medio ambiente y, en definitiva, el mundo entero ”, explica el eurodiputado del PPE, David McAllister.

Los hidrocarburos, las tierras raras y las nuevas rutas marítimas accesibles por el cambio climático han hecho que el Ártico sea un objetivo comercial atractivo. Una batalla en la que por ahora se ha impuesto China, con millones de euros de inversión y que tiene la embajada más grande de Islandia. Algo que plantea un problema para la UE.

"Si la UE quiere tener un papel autónomo, ahora tiene que evitar ser relacionada con China, que se percibe como una entidad no ártica muy agresiva. Es decir , la forma en la que China ha intentado forzar su entrada en la región ha complicado las cosas para la UE”, asegura el profesor asociado del Colegio Real de Defensa de Dinamarca, Jon Rahbek-Clemmensen.

El pasado martes el Parlamento Europeo organizó una audiencia pública sobre el tema. Entre los 27 Estados miembros hay tres, Finlandia, Suecia y Dinamarca, directamente involucrados en la región. Pero para poder competir con Estados Unidos y Rusia, la UE tendrá que enfocar sus políticas de forma más efectiva.

"Cuando se trata de lo que se define como politica de segundo orden como los problemas ambientales o el desarrollo económico, creo que hay espacio para que la UE desempeñe un papel muy constructivo siempre que sea capaz de identificar las áreas en las que puede desempeñar un papel. El cambio climático es un muy buen ejemplo. Pero creo que si la UE cree que le puede dar el mismo estatus que Estados Unidos o Rusia, se enfrentará a algunos obstáculos bastante complicados", insiste Rahbek-Clemmensen.

La UE está ahora abriendo el debate para desarrollar una nueva estrategia para los desafíos en la región.