Última hora
This content is not available in your region

Para el Gobierno de Dinamarca, Siria es seguro: cientos de refugiados sirios temen el regreso

La gente asiste a una manifestación contra el endurecimiento de la política migratoria de Dinamarca y las órdenes de deportación en Copenhague, Dinamarca, el 21 de abril.
La gente asiste a una manifestación contra el endurecimiento de la política migratoria de Dinamarca y las órdenes de deportación en Copenhague, Dinamarca, el 21 de abril.   -   Derechos de autor  AP Photo/David Keyton
Tamaño de texto Aa Aa

Unos 500 refugiados sirios se enfrentan al difícil dileman de tener que elegir entre los "campamentos de salida" daneses o irse de Dinamarca.

Una década después del levantamiento contra el régimen de Bashar al-Asad, el pequeño país nórdico se ha convertido en la primera nación europea en revocar los permisos de residencia de algunos refugiados sirios, argumentando que la capital siria, Damasco, y las regiones vecinas son seguras.

Esta política es producto de un Gobierno de izquierdas liderado por los socialdemócratas daneses, cuya postura ante la inmigración ha llegado a parecerse a la de los partidos europeos de extrema derecha.

Pedir a los refugiados sirios que vuelvan a la dictadura de la que escaparon tiene repercusiones más amplias. Euronews ha investigado las repercusiones de esta decisión y ha preguntado al Gobierno danés por qué considera ahora a Siria un lugar seguro.

La historia de Rahima

Rahima recuerda las manifestaciones de su infancia en Alepo. Sus profesores las organizaban, ella nunca se cuestionó lo que ocurría. "Nos dibujaban la bandera siria en las mejillas, nos daban pancartas para que las sujetáramos y nos decían que nos pusieramos de pie frente a nuestra escuela y que gritáramos que amábamos a Asad".

Lo aprendes y lo sabes, dice a Euronews: la única manera de vivir en la dictadura de Bashar al-Asad es aceptando la represión.

Cuando Rahima tenía 11 años, una bomba cayó junto a su clase. Su padre, un médico kurdo, vino a recogerla y le dijo que lo mejor sería ir a su cabaña en Afrin, en el norte de Siria, durante unas semanas, hasta que la situación en Alepo mejorara. Se quedaron allí durante tres años.

"Durante mucho tiempo pensamos que teníamos que aguantar. Teníamos amigos, teníamos familia, teníamos a mis abuelos. Solo conoces la vida en tu propio país. La decisión de irse no es fácil".

En agosto de 2013 el autodenominado Estado Islámico anunció su intención de capturar todo el norte de Siria, tomar la ciudad de mayoría kurda Kobane y matar a todos los kurdos.

El padre de Rahima decidió que era hora de que su familia se fuera.

En 2013, Dinamarca ofrecía un proceso de reagrupación familiar relativamente rápido, por lo que, tras hacer un trato con un traficante de personas y para evitar el riesgo de llevar a toda la familia a través del Mediterráneo, llegó al país nórdico por su cuenta, al igual que ocurrió con muchos otros hombres sirios durante estos años.

"Después de un año y dos meses nos concedieron la reunificación. Durante este tiempo, el Estado Islámico se apoderó de Kobane y los vimos en las redes sociales diciéndonos que vendrían a matarnos. No sabíamos si llegarían a Afrin antes de que pudiéramos irnos. Todas las noches, dormir parecía peligroso", cuenta Rahima a Euronews.

Como muchos otros, Rahima llegó a Europa y a Dinamarca en el verano de 2015. Debido a su origen kurdo y a que su padre tuvo problemas con el régimen sirio, se le concedió asilo según el apartado 7.1 de la Ley de Extranjería danesa, lo que significa que burocráticamente él y su familia están clasificados como necesitados de protección por estar en riesgo de persecución personal en Siria.

Al mismo tiempo que Rahima y su familia llegaron a Dinamarca muchos otros sirios, muchos de ellos de mayoría árabe-siria y de la zona de Damasco. Aunque huían del mismo país, de la misma guerra y de la misma dictadura, su derecho de asilo en Dinamarca se concedió en términos diferentes: por motivos generales, al proceder de una zona de "grave inestabilidad", según el apartado 7.3 de la Ley de Extranjería danesa.

Foto: Joe Johansen
Rahima (a la derecha) con su amiga y compañera de clase Aya (a la izquierda), a la que se le ha retirado el permiso de residencia, en una reciente manifestación.Foto: Joe Johansen

A medida que Bashar al-Asad ha reforzado su control sobre Siria, y el Daesh ha perdido su territorio e influencia, el control danés sobre el derecho a extender los permisos de residencia para los refugiados también se ha reforzado.

En 2019 se anunció el llamado cambio paradigmático por parte del anterior Gobierno, dificultando mucho más la reagrupación familiar e insistiendo más en el carácter temporal del estatus de refugiado, lo que significa que una vez que el país de origen se considera seguro y desaparece cualquier motivo individual de persecución, se revoca el permiso de residencia.

Actuando de acuerdo con esta práctica, la Oficina de Inmigración danesa y, posteriormente, la Junta Danesa para los Refugiados, similar a un tribunal de apelación, están evaluando ahora Damasco y la zona circundante del Rif-Damasco como relativamente estables.

Y así, unos 500 sirios de la zona con un permiso del apartado 7.3 que les protege de la "grave inestabilidad" se enfrentan ahora a la perspectiva de tener que abandonar Dinamarca.

"No hay esperanza ni futuro en Siria"

Rahima cuenta a Euronews que ningún sirio que conozca en Dinamarca se plantearía volver a Siria. Forma parte de un grupo con 15 jóvenes sirios a los que se les ha retirado el permiso de residencia.

"No hay otra opción que vivir en un centro de salida, por eso sienten ansiedad. No hay esperanza ni futuro en Siria, esa es la situación en la que el Gobierno danés pone a estas personas".

Debido a la falta de un acuerdo de repatriación con Siria, los refugiados sirios a los que se les pida que abandonen Dinamarca por el momento estarán legalmente obligados a vivir en los llamados "centros de salida", que son campamentos gestionados por el sistema penitenciario danés y diseñados para que los refugiados se marchen voluntariamente.

La motivación para marcharse es despojar a los refugiados de sus derechos a recibir una educación, trabajar en empleos, tomar clases de idiomas e imponerles un toque de queda y normas, haciendo esencialmente que abandonar el país sea la opción más atractiva.

El Gobierno danés ha insistido continuamente en que la situación de seguridad en la zona de Damasco ha cambiado.

En respuesta a la creciente atención de los medios de comunicación en Dinamarca en torno al tema, el jefe de la Junta Danesa para los Refugiados, el juez nacional Henrik Block Andersen, envió un comunicado de prensa el 20/4-21 en el que destacaba las conclusiones de la Orientación para Siria de la EASO, la Oficina Europea de Apoyo al Asilo, de septiembre de 2020, entre "más de 1400 informes", como razón para evaluar la zona de Damasco como adecuada para el retorno.

El citado informe afirma: "Observando los indicadores, puede concluirse que la violencia indiscriminada tiene lugar en la gobernación de Damasco a un nivel tan bajo que, en general, no existe un riesgo real de que un civil se vea personalmente afectado por razón de la violencia indiscriminada en el sentido del artículo 15, letra c), de la Directiva sobre el retorno."

Aunque no se menciona en el comunicado de prensa, el informe también incluye un capítulo sobre los civiles sirios que regresan a Siria tras haber huido del país durante la guerra civil.

En este capítulo se afirma que tres de cada cuatro sirios que han regresado a zonas controladas por el régimen han sido objeto de acoso, alistamiento forzoso en el ejército o han sido detenidos.

Además, como ha documentado el medio de comunicación independiente Syria Untold, en Damasco existe un sistema de detenciones y desapariciones masivas, el llamado comercio de detenciones, que está dirigido por el régimen y que tiene como objetivo a los civiles con el fin de hacer dinero para el régimen.

"Cuando ya no necesitas protección, tienes que volver a casa"

Euronews habló con Rasmus Stoklund, portavoz del gobernante Partido Socialdemócrata de Dinamarca en temas relacionados con los extranjeros y la integración, para entender la decisión danesa de devolver a los refugiados a Siria.

Euronews: ¿Por qué Dinamarca devuelve a los refugiados sirios a Siria, y por qué ahora?

Rasmus Stoklund: "La razón por la que se ha llegado a la conclusión de que algunos (sirios) pueden regresar es porque, en primer lugar, la Oficina de Inmigración y, posteriormente, la Junta de Refugiados han evaluado que algunos de los que no son perseguidos individualmente, pero a los que se les ha concedido asilo por actos de guerra, hay una base para que regresen a Damasco y a la zona alrededor de Damasco, Rif-Damasco".

E: Que ocurra ahora, ¿no es una decisión política?

R. S: "No, no lo es. Son únicamente las autoridades las que toman las decisiones sobre quién puede regresar y quién no. Tiene que ser completamente independiente y tiene que evaluarse únicamente en relación con la situación de seguridad".

E: ¿Qué les diría a otros países a los que no entienden esta decisión de devolver a los refugiados sirios?

R. S: "Cada país puede decidir por sí mismo cómo gestiona -dentro de los límites de las convenciones internacionales y los derechos humanos- su legislación. Si otros países desean ser países de inmigración y dejar que la gente se quede en sus países, es totalmente legítimo. Pero nosotros tenemos una legislación que dice que sólo se recibe protección temporal. Y cuando ya no necesitas protección, tienes que volver a casa".

E: Uno de los informes centrales que llevan a la evaluación de que la zona de Damasco es segura, el informe de la EASO, tiene un capítulo entero específicamente sobre los sirios que regresan a Siria. El capítulo dice que tres de cada cuatro sirios que regresan son objeto de acoso, inscripción forzosa en el ejército o encarcelamiento. ¿Le gustaría comentar esto?

R. S: "Creo que es una gran pregunta, pero el lugar adecuado para hacerla sería la Junta de Refugiados. Ellos son los que, basándose no sólo en 1, sino en 1.400 informes, además de otros datos y fuentes de inteligencia, toman estas decisiones. Tienen que hacer evaluaciones y tomar decisiones y tienen la experiencia y la profesionalidad para hacerlo. Y al igual que yo no interfiero en las decisiones que se toman en el juzgado de la ciudad, tampoco me corresponde a mí valorar lo que debe concluir un juez de la Junta de Refugiados, ya sea para revocar o prorrogar los permisos de residencia".

E: De 1400 informes, la Junta de Refugiados elige destacar el informe de la EASO en su comunicado de prensa, y luego no tiene en cuenta este capítulo. Se me ocurre que tal vez valdría la pena reconsiderar la evaluación de la zona de Damasco como segura para regresar. ¿Es algo que cree que sería relevante?

R. S: "Me veo obligado a remitirme a lo que acabo de decir: que hay que preguntar a la Junta de Refugiados cuáles son las razones. Ellos son los que hacen estas evaluaciones y decisiones - yo no soy un experto en estos temas, tengo la responsabilidad de redactar la legislación, y luego tenemos un poder judicial que tiene el papel de tomar decisiones basadas en ella. Y esto es en la práctica lo que es: una expresión del poder judicial, una entidad similar a un tribunal".

La Oficina de Inmigración danesa está utilizando dos informes centrales para evaluar la situación de seguridad en Damasco, que son adecuados para los retornos.

El tabloide danés BT se puso en contacto recientemente con las 12 fuentes principales del informe - todas ellas, excepto una, el general Naji Numeir, jefe de las autoridades de inmigración sirias - dijeron que los informes no reflejaban su experiencia y retiraron su participación en ellos.

Hicieron público un comunicado en el que decían: "Creemos que la práctica danesa en relación con los refugiados sirios no refleja los hechos sobre el terreno. Nosotros - analistas, investigadores y expertos en asuntos sirios - condenamos enérgicamente la decisión del Gobierno danés de revocar la protección temporal a los refugiados sirios de Damasco".

Jens Renner
Rahima Abdullah hablando en una manifestación en Copenhague el 21 de abril de 2021. Detrás de ella hay jóvenes sirios a los que se les ha retirado el permiso de residencia.Jens Renner

"No es danés hacer eso"

Rahima Abdullah se describe como una persona optimista. Le gusta ir día a día y ver lo que la vida le depara, dice a Euronews. Pero aunque por ahora se le permite permanecer en Dinamarca, está sintiendo el impacto de las políticas danesas.

"No se trata de endurecer algunas normas, lo que ocurre aquí es horrible. Enviamos a la gente a un lugar donde corren el riesgo de perder la vida. Se trata de los derechos humanos. Y eso no es danés. No es danés hacer eso".

Rahima cuenta a Euronews que todos los sirios en Dinamarca están afectados y conmocionados por la decisión de empezar a devolver a la gente al país.

"Veo cómo afecta a mis amigos que están en la misma situación que yo y todavía tienen sus permisos de residencia. Algunos de mis amigos dicen 'vale, quizá deberíamos estudiar algo que nos sirva en todo el mundo', porque no están seguros de poder terminar sus estudios en Dinamarca".

"Mi madre me llamó y me dijo: 'Rahima, asegúrate de estudiar algo que te sirva cuando tengamos que dejar Dinamarca'. Yo le dije: 'mamá, no digas "cuando" tengamos que irnos, lucharé hasta el final para quedarme'".