Última hora
This content is not available in your region

4-M | Jornada electoral clave en la Comunidad de Madrid

Access to the comments Comentarios
Por Euronews & EFE
euronews_icons_loading
Largas colas para votar en las elecciones regionales en Madrid.
Largas colas para votar en las elecciones regionales en Madrid.   -   Derechos de autor  Manu Fernandez/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Las mesas de votación abrieron este martes en las elecciones en Madrid, que además de decidir el nuevo Gobierno de esta región, se trata de unos comicios clave para el conjunto de la política en España. La jornada ha empezado con largas colas la mañana de este martes para votar por las restricciones contra la COVID-19. Hasta la una del medio día, hora local, la participación ha crecido dos puntos con respecto a 2019. La presidenta de la Comunidad, aseguraba en Twitter que la asistencia será segura y que se han tomado las medidas convenientes.

En lo que va de jornada no se ha vivido ninguna incidencia pese a la tensión que se ha vivido durante la campaña. Solo la candidata del ultraderechista Vox, Rocío Monasterio, ha visto como en su colegio electoral, en el distrito de Chamartín, varias activistas de Femen criticaban a su formación a grito de "Al fascismo ni voto ni permiso". En solo unos minutos han sido reducidas por agentes de la Policía Nacional.

Madrid llega a las elecciones con dos bloques muy definidos: la derecha encabezada por Isabel Díaz Ayuso, de el conservador Partido Popular (PP), que podría formar Gobierno con el partido utraderechista Vox, y los tres partidos de irquierdas, Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos. Ciudadanos, el anterior socio de Gobierno del PP, se juega, según las encuestas, llegar al 5% necesario para logar representación en la cámara.

Las urnas estarán abiertas desde las 09.00 hora local (07.00 GMT) hasta las 20.00 (18.00 GMT), con algo más de cinco millones de electores llamados a participar en unos comicios atípicos, pues se celebran en día laborable cuando lo habitual es que sean en domingo ( es la primera vez desde 1987 que las elecciones son un día entre semana) y con medidas de seguridad contra la COVID-19.

5.112.658** madrileños (de una población de casi siete millones), acuden a las urnas en unas elecciones en las que concurren una veintena de candidaturas**. Sin embargo, según los sondeos, solo cinco o seis tienen opciones de conseguir alguno de los 136 diputados del Parlamento regional, en el que luego tendrá que ser investido en nuevo Gobierno.

Las elecciones se celebran de forma anticipada, después de que la presidenta de la región, Isabel Díaz Ayuso, del conservador Partido Popular, disolviera el Parlamento ante el temor de que una moción de censura derrocara a su Ejecutivo de coalición con los liberales de Ciudadanos, una formación en horas bajas que incluso podría quedar sin representación a tenor de las encuestas.

Por ello los elegidos solo lo serán para lo que queda de legislatura hasta 2023. Esos comicios son los primeros que se celebran por adelantado en la región y los cuartos durante la pandemia en España después de los regionales de Galicia y País Vasco en 2020 y de Cataluña el pasado febrero.

La repercusión nacional viene marcada además por la rivalidad política entre la presidenta regional y el jefe del Ejecutivo español, el socialista Pedro Sánchez; la incógnita sobre el futuro del político de izquierdas Pablo Iglesias, que dejó el Gobierno nacional de coalición con los socialistas del PSOE para ser candidato de Unidas Podemos en Madrid; y la expectación por los resultados de Ciudadanos, que se juega buena parte de su futuro tras la debacle de comicios anteriores.

Los partidos de izquierda ven los comicios como una oportunidad para frenar el ascenso de la ultraderecha de Vox, convertida en la tercera fuerza en el Congreso, la Cámara baja del Parlamento español, y que según los sondeos su apoyo podría ser clave para que los conservadores mantengan el poder en Madrid, donde gobiernan desde hace un cuarto de siglo.

Desde la derecha son vistos como un primer paso para dar un giro en el electorado que en un futuro le permita volver al poder en España.

Fuentes adicionales • EFE