Última hora
This content is not available in your region

¿Quién se opone a liberar las patentes de las vacunas contra la COVID-19?

Campaña de vacunación en Tailandia
Campaña de vacunación en Tailandia   -   Derechos de autor  Anuthep Cheysakron/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Las potencias mundiales, principales productores de vacunas, abren por primera vez la puerta a la suspensión de los derechos de propiedad intelectual de las vacunas contra la COVID-19. El primero ha sido Estados Unidos, haciendo coincidir el anuncio con la reciente reunión de ministros de G7 en Londres.

Dando un giro copernicano respecto a la Administración Trump y en vista de los estragos que está causando el virus en países como la India, Estados Unidos ha dicho que apoya liberar las patentes de las vacunas.

Esta opción se debate desde hace meses en la Organización Mundial del Comercio, impulsada por países como Sudáfrica o la India. Sin embargo el "voto positivo" de la Administración Trump da una nueva dimensión al debate.

La Comisión Europea ya se ha dicho dispuesta a estudiar la cuestión. También se han mostrado favorables Francia y Alemania, aunque con algo menos de entusiasmo.

El director de la Organización Mundial de la Salud Tedros Adhanom Ghebreyesus lo ha celebrado en su cuenta de Twitter. "Felicito a los Estados Unidos por esta decisión histórica de apoyar la equidad de las vacunas, anteponiendo el bienestar de las personas de todo el mundo en este momento crucial. Ahora avancemos todos rápidamente, con solidaridad, para aprovechar el ingenio y el compromiso de los científicos que produjeron las vacunas COVID19 que salvan vidas". En otro tuit Tedros publicaba la declaración de la oficina de Comercio estadounidense calificándolo de "momento monumental".

La directora de la OMC Ngozi Okonjo-Iweala, en declaraciones publicadas en el sitio web de la organización que regula el comercio mundial, dijo que "nos corresponde avanzar rápidamente para poner el texto revisado sobre la mesa, pero también para iniciar y emprender negociaciones basadas en el texto".

"Estoy firmemente convencida de que una vez que podamos sentarnos con un texto real delante, encontraremos una forma pragmática de avanzar" que sea "aceptable para todas las partes", dijo.

Los copatrocinadores de la idea se desplazaron entre las distintas misiones diplomáticas para exponer sus argumentos, según un funcionario de comercio de Ginebra que no estaba autorizado a hablar públicamente sobre el asunto. El acuerdo sigue en punto muerto y las partes enfrentadas siguen estando muy alejadas, dijo el funcionario.

La Unión Africana también celebra la "remarcable expresión de liderazgo" que ha demostrado Estados Unidos.

Entonces ¿Quién se opone a la liberalización de las patentes de las vacunas?

Si las principales potencias parecen de acuerdo ¿Por qué no se ha producido ya la liberalización de patentes? ¿Quién se opone?

Hasta ahora eran principalmente los países ricos, que también controlan las patentes: Estados Unidos, la UE, el Reino Unido, Australia, Canadá, Brasil, Noruega, Japón, Suiza... A pesar de que el Acuerdo de Doha prevé el levantamiento temporal de la propiedad intelectual en caso de emergencia de salud pública en lo que algunas ONG como Human Rights Watch han calificado de "escándalo que nos afecta a todos".

Más allá de los intereses estratégicos nacionales de los países productores de vacunas, los representantes de la industria farmacéutica no han tardado en reaccionar lamentando una decisión que en su opinión no permitirá fabricar y distribuir más vacunas y más rápido.

"La decisión de Estados Unidos de apoyar la suspensión temporal de patentes de las vacunas contra la COVID-19 es "decepcionante" ha declarado la Federación Internacional de la Industria Farmacéutica (IFPMA).

"Estamos totalmente alineados con el objetivo de que las vacunas Covid 19 se compartan de forma rápida y equitativa en todo el mundo. Pero, como seguimos diciendo, una suspensión es la respuesta simple pero equivocada a un problema complejo", continúa el comunicado del lobby farmacéutico.

"Suspender las patentes no aumentará la producción ni proporcionará las soluciones prácticas necesarias para combatir esta crisis sanitaria mundial", dijo la IFPMA. La industria también advierte que levantar las patentes puede poner en peligro la innovación en el futuro.

Stephen Ubl, presidente y director general de Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, dijo que la decisión de EE.UU. "sembrará la confusión entre los socios públicos y privados, debilitará aún más las cadenas de suministro, ya de por sí tensas, y fomentará la proliferación de vacunas falsificadas".

La Dra. Michelle McMurry-Heath, directora ejecutiva del grupo comercial Biotechnology Innovation Organization, dijo en un comunicado que la decisión socavará los incentivos para desarrollar vacunas y tratamientos para futuras pandemias.

"Entregar a los países necesitados un recetario sin los ingredientes, las salvaguardias y la considerable mano de obra necesarios no ayudará a la gente que espera la vacuna", dijo.

Pfizer declinó hacer comentarios sobre el anuncio de Biden, al igual que Johnson & Johnson, que desarrolló una vacuna de una sola dosis destinada a facilitar las campañas de vacunación en zonas pobres y rurales. Moderna y AstraZeneca no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

¿El problema son las cadenas de suministro y distribución?

Según el lobby de la industria farmacéutica, la moción que debate la OMC y cuenta con el apoyo de numerosas organizaciones no gubernamentales, podría ser incluso perjudicial al distraer de los verdaderos desafíos a los que se enfrenta la producción y distribución. Según la IFPMA los verdaderos problemas son las barreras comerciales, los cuellos de botella en la distribución, la escasez de materias primas -sobre la que Estados Unidos también promete actuar- y la limitada voluntad de los países más ricos para compartir las dosis con los países en desarrollo.

Los países ricos han acaparado las dosis disponibles. Sin embargo dejar que el virus siga evolucionando a sus anchas en los países más pobres pone en riesgo la utilidad de la estrategia de vacunación de todo el planeta.

Los argumentos que expone la IFPMA son los mismso que venía defendiendo desde que se inició el debate en el seno de la Organización Mundial del Comercio. En un debate con profesionales del sector organizado por la OMC, al que asistió la IFPMA, las farmacéuticas insistieron en que el problema no era tanto la propiedad intelectual como las barreras comerciales y los problemas de fabricación.

"Fabricar vacunas no es sólo cuestión de patentes", dijo Sai Prasad, presidente de la Red de Fabricantes de Vacunas de los Países en Desarrollo, que reúne a los laboratorios de los países en desarrollo.

"Es una industria muy compleja, con una ciencia complicada, procesos de fabricación muy complicados... Tenemos que ser muy cuidadosos con quién transferimos los conocimientos técnicos", dijo, sobre todo por los imperativos de seguridad y calidad.

"No queremos hacer nada que socave la confianza en las vacunas", dijo Michelle McMurry-Heath, presidenta de la Organización de Innovación Biotecnológica (BIO), un grupo de empresas de biotecnología.

"Tenemos que reconocer que sólo hay un puñado de laboratorios en el mundo que tienen la experiencia, y tenemos que centrar nuestros esfuerzos en asegurarnos de que tienen acceso a los ingredientes que necesitan para producir la mayor cantidad de dosis lo más rápidamente posible", dijo.

Michael Yee, analista de biotecnología de Jefferies Group, escribió a los inversores que los principales problemas de acceso para los países en desarrollo no son las patentes o el precio, sino un suministro inadecuado de los materiales necesarios y los conocimientos técnicos para producir las vacunas y mantener una alta calidad, algo que uno de los fabricantes por contrato de Johnson & Johnson en los Estados Unidos no pudo hacer, arruinando millones de dosis.

"Los suministros de fabricación, las materias primas, los viales, los tapones y otros materiales clave tienen un suministro limitado para 2021", y es posible que lo sigan teniendo el año que viene y los siguientes, escribió Yee. Eso es en parte porque se necesita tiempo para hacer todos esos componentes, y Moderna y Pfizer tienen compromisos para comprarlos "de los principales proveedores en grandes cantidades en el futuro previsible."

Añadió que Pfizer ya solicitó autorización para vender su vacuna a la India, que rechazó su solicitud y pidió que se realizaran estudios adicionales. Estados Unidos, la Unión Europea y muchos otros países han dado esa autorización de emergencia.

Algo tan trivial como la escasez de bolsas de plástico o de filtros puede echar por tierra el trabajo. A veces faltan los lípidos que protegen el ARN mensajero en las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna.

La industria estima que más de 100 ingredientes de vacunas no están disponibles actualmente.

El director de la IFPMA insistió en que hay unos 275 acuerdos de producción entre laboratorios -en ocasiones rivales- para alcanzar el objetivo de 10.000 millones de dosis de vacunas producidas para final de año.