Última hora
This content is not available in your region

La difícil mediación de la Unión Europea entre israelíes y palestinos

Access to the comments Comentarios
Por Alberto De Filippis  & Ana Lázaro
euronews_icons_loading
La difícil mediación de la Unión Europea entre israelíes y palestinos
Derechos de autor  Vadim Ghirda/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Ante la violencia de los enfrentamientos entre israelíes y palestinos, la Unión Europea trata de reaccionar, pero su capacidad de mediación es muy limitada.

Hasta ahora sus mensajes han sido cautos porque los 27 tienen posiciones divergentes. Pero este martes, los ministros de Asuntos Exteriores de la UE han sido convocados a una reunión extraordinaria para buscar una posición convergente. Y también el Parlamento Europeo debatirá sobre el conflicto.

Este es el análisis de la ponente para las relaciones con Palestina, Evin Incir: "La última escalada de violencia, a la que ha contribuido el primer ministro israelí Benjamin Netanhyahu, demuestra que tiene interés en no resolver la situación actual de inmediato. Por razones políticas y electorales. Están en medio de la formación de gobierno en Israel y hay colonos que juegan un papel clave para que Netanhyahu puedan continuar", afirma la eurdiputada sueca del grupo Socialista.

La Unión Europea ha condenado los ataques con cohetes lanzados desde Gaza y ha reconocido el derecho de Israel ha defenderse, pero pide que lo haga de manera proporcional. Y llama al diálogo.

Pero Tel Aviv exige un apoyo incondicional. "Israel necesita ahora a sus amigos de Europa y tenemos muchos amigos en Europa. Israel necesita que Europa diga muy claramente que Hamas es una organización terrorista. Europa tiene que apoyar a Israel y respaldar a Israel”, exige el embajador adjunto de Israel ante la UE, Walid Abu Haya.

Pero el frente europeo corre el riesgo de seguir dividido. Hasta ahora ha apoyado financieramente a Palestina y ha defendido a ultranza el principio de los dos Estados. Pero carece de las herramientas necesarias para obligar a las partes a respetar sus compromisos.