Última hora
Advertising
This content is not available in your region

España devuelve a 1.500 de los 6.000 migrantes que entraron en Ceuta

euronews_icons_loading
Ceuta, frontera entre España y Marruecos
Ceuta, frontera entre España y Marruecos   -   Derechos de autor  Javier Fergo/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

España ha devuelto en caliente a 1.500 de los 6.000 inmigrantes que entraron ilegalmente en Ceuta, según ha explicado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y despliega al Ejército. Llegaron a nado o bordeando a pie los espigones fronterizos con Marruecos. Un hombre murió ahogado.

Miles de personas aprovecharon la relajación de los controles por parte de Marruecos para llegar por mar a suelo europeo. Ceuta se encuentra en el norte de África, separada de Marruecos por una valla de 10 metros.

Varias unidades del Ejército de Tierra español se han desplegado en la ciudad autónoma tras la avalancha migratoria vivida este lunes, nunca vista a semejante escala. Los militares patrullan conjuntamente con la Policía y la Guardia Civil.

España "garantizará el orden público"

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha señalado que su prioridad es devolver la normalidad a Ceuta, asegurando que se garantizará el orden público "bajo cualquier circunstancia". El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha prometido restablecer el orden en las fronteras: "La integridad territorial de España, sus fronteras, que son también las fronteras exteriores de la Unión Europea, y sobre todo la seguridad de nuestros compatriotas y su tranquilidad serán defendidas por el Gobierno de España en todo momento, haciendo frente a cualquier desafío con todos los medios necesarios, junto a nuestros socios europeos".

Al frente de Ceuta se une el de Melilla, donde decenas de inmigrantes subsaharianos saltaron de madrugada la valla fronteriza entre España y Marruecos.

Mientras Madrid dice que no le consta que lo que está ocurriendo pueda ser una medida de presión de Rabat por la presencia del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en un hospital español, el Gobierno marroquí, guarda silencio.

La UE sigue con preocupación la situación en Ceuta

La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, ha recordado a Marruecos que "las fronteras españolas son fronteras europeas". La comisaria ha señalado: "Es preocupante que al menos 6.000 personas, un gran número de ellas niños, hayan llegado a nado a Ceuta, poniendo su vida en peligro. Muchos tuvieron que ser rescatados, una persona murió. Lo más importante ahora es que Marruecos siga comprometiéndose para evitar las salidas irregulares y que los que no tienen derecho a quedarse sean devueltos de forma ordenada y efectiva. "

Lo mismo hacía el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Promoción del Modo de Vida Europeo Margaritus Schinas, mostrando su solidaridad con España.

Tensión entre Marruecos y España

La clave del enfado del país magrebí según los expertos se debe a que el líder de un grupo militante que lucha por la independencia del Sáhara Occidental de Marruecos, ha estado recibiendo tratamiento médico en España.

Blanca Garcés, jefa de investigación del Centro de Asuntos Internacionales de Barcelona y especialista en migraciones ha pauntado: "La baza migratoria se utiliza como un chantaje para presionar a un estado miembro, en este caso el gobierno español. España, por supuesto, depende del gobierno marroquí para detener estos cruces irregulares - como el gobierno griego depende de Turquía para detener a los refugiados que vienen de Turquía."

Muchos migrantes africanos consideran que la ciudad autónoma de Ceuta y la cercana Melilla, también española, son una puerta de entrada a Europa.

El año pasado, más de 2.000 personas llegaron a estas localidades por mar o por tierra, a menudo arriesgando su vida.