Última hora
This content is not available in your region

Marruecos amenaza con romper las relaciones con España

euronews_icons_loading
Entierro de un adolescente muerto cuando intentaba entrar en Ceuta a nado
Entierro de un adolescente muerto cuando intentaba entrar en Ceuta a nado   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Enterrado en una tumba sin nombre, con las oraciones de un puñado de desconocidos. Así ha sido el funeral de un adolescente en el cementerio musulmán de Ceuta, uno de los tres fallecidos la semana pasada cuando intentaban cruzar desde Marruecos la frontera a nado para llegar al enclave español.

De las alrededor de 9 000 personas que entraron de esa manera en Ceuta, Marruecos ya ha aceptado la devolución de unas 7 500, incluidos numerosos menores, cuyos padres acreditaron desde el otro lado que eran sus progenitores.

Sin embargo, aún quedan cientos de niños y adolescentes solos en la ciudad autónoma. Alrededor de 450 esperan en módulos prefabricados y un polideportivo a que las autoridades encuentren a sus padres o decidan sobre su futuro.

"Se está trabajando incansablemente, hasta la extenuación, para poder tener la afiliación de esos niños, los datos necesarios y la confirmación de sus progenitores para poder realizar esa vuelta a casa de esos menores", explica Mabel Deu, vicepresidenta primera de la ciudad de Ceuta.

A esos menores acogidos, se suman otros muchos que deambulan por la ciudad sin saber a donde ir. Se les ve en las calles y en las playas.

"Tengo quince años y vengo de Guinea Conacry -dice uno de ellos-. Allí no tenemos para comer, no tenemos nada, los colegios no son eficaces.

Marruecos amenaza con romper con España si permita que salga del territorio el líder del Frente Polisario

La llegada masiva de inmigrantes a Ceuta se produjo en el marco de una crisis diplomática entre Marruecos y España, originada por la hospitalización en un centro médico español de Brahim Ghali, el líder del Frente Polisario, que lucha por la independencia del Sáhara Occidental.

Según un alto responsable saharaui, citado por la agencia AFP, Ghali, que llegó muy enfermo de coronavirus, ya está fuera de peligro y se recupera.

Este fin de semana, el jefe de la diplomacia marroquí, Naser Burita, aseguró, en declaraciones a una emisora francesa, que las relaciones con España podrían romperse si Madrid permite que el líder de Frente Polisario salga de su territorio de la misma forma que entró.

Rabat aseguró que Ghali había entrado en España con un pasaporte falso, pero Madrid lo desmintió, asegurando que cruzó la frontera con pasaporte diplomático argelino y solo dio un nombre falso en el hospital por motivos de seguridad. El Gobierno español ha argumentado razones humanitarias para acoger al líder del Frente Polisario, mientras Marruecos reprocha a Madrid no habérselo comunicado.