Última hora
This content is not available in your region

Europa sopesa los riesgos y beneficios de vacunar de COVID-19 a los niños

Europa sopesa los riesgos y beneficios de vacunar de COVID-19 a los niños
Europa sopesa los riesgos y beneficios de vacunar de COVID-19 a los niños   -   Derechos de autor  (c) Copyright Thomson Reuters 2021. Click For Restrictions - https://agency.reuters.com/en/copyright.html
Tamaño de texto Aa Aa

Por John Miller y Matthias Blamont

ZÚRICH/PARÍS, 25 may (Reuters) – Los países europeos aún están decidiendo si inocularán a los niños contra la pandemia de COVID-19 y cuándo lo harán, en un contexto de interrogantes sobre la seguridad, el suministro y la petición desesperada de más vacunas en las regiones más afectadas del mundo.

Tras un lento inicio de las campañas de vacunación, los programas para inocular a las personas de 16 años o más del continente ya están en marcha.

La incorporación de los niños, que son menos propensos a la gravedad de COVID-19 pero pueden ser portadores de la enfermedad, podría ayudar a Europa a controlar finalmente la pandemia.

Sin embargo, responsables de salud de toda Europa dijeron que siguen sopesando el bajo riesgo de enfermedad grave por COVID-19 entre los niños frente a los beneficios para la sociedad en general que supondría inocularlos.

“Individualmente, los niños y los jóvenes se benefician menos de la vacunación que los adultos”, dijo a Reuters el jefe de control de infecciones del Instituto Noruego de Salud Pública, Geir Bukholm.

“La vacunación para lograr la inmunidad de grupo también es un aspecto”, añadió. “¿Debemos recomendar la vacunación de los niños para hacernos con el control?”.

En Estados Unidos, donde más del 60% de los adultos se han vacunado al menos una vez, los niños de 12 a 15 años han empezado a recibir las vacunas de Pfizer/BioNTech este mes.

Los niños de Canadá también se están vacunando.

La Agencia Europea del Medicamento sigue evaluando la vacuna de Pfizer/BioNTech para niños de 12 a 15 años, y Moderna prevé solicitar su aprobación el mes que viene.

En Francia, la estrategia de reapertura probablemente deba incluir la vacunación de los niños, ya que sus modelos exigen que el 90% de la población se vacune para evitar el resurgimiento de la epidemia, según ha dicho su Instituto Pasteur.

Sin embargo, hasta el 20 de mayo, solo el 18% de la población adulta francesa había recibido las dos inyecciones de la vacuna contra el coronavirus.

Una fuente cercana a la comisión científica francesa que asesora al Gobierno dijo a Reuters que sus miembros están evaluando varios escenarios, incluyendo las vacunas para los jóvenes de 16 a 18 años a partir de junio y para los niños más pequeños a partir de septiembre, cuando comience el nuevo curso escolar.

“Una respuesta clara por mi parte es: ‘Tal vez, y en cualquier caso, no ahora’”, dijo la semana pasada el ministro de Sanidad francés, Olivier Veran, al ser preguntado por la vacunación de los niños más pequeños.

“Tenemos que vacunar primero a los adultos”.

Italia podría empezar en julio, pero el Gobierno está presionado por un grupo de médicos y abogados que exigen una moratoria para los niños, ya que consideran que faltan datos de seguridad a largo plazo.

“Para los niños está científicamente claro que no hay ninguna emergencia”, dijo a Reuters Eugenio Serravalle, pediatra y presidente de la Asociación de Estudios e Información Sanitaria.

IMPERATIVOSMORALES

Los ensayos clínicos iniciales de las vacunas de Pfizer y Moderna en niños demostraron que son muy eficaces para prevenir la enfermedad COVID-19, y no encontraron nuevos problemas de seguridad, más allá de los efectos secundarios documentados en adultos, más comúnmente dolor de cabeza, fatiga, dolores corporales y escalofríos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos están estudiando los informes de que algunos jóvenes han desarrollado miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco, después de vacunarse.

En Suiza, fuera de la Unión Europea, las autoridades federales esperan vacunar a los jóvenes de 12 a 15 años a partir de este verano, a la espera de la aprobación reglamentaria.

Aunque el rápido programa de vacunación de Reino Unido incluye unas 400.000 vacunas diarias y más de la mitad de la población ha sido vacunada, todavía tiene que decidir sobre los menores de 16 años, y el Gobierno dice que seguirá las recomendaciones de los expertos.

La perspectiva de que los niños tengan que remangarse ya ocupa los pensamientos de progenitores como Marie-Louise Pradin, una doctora de la ciudad de Lille, en el norte de Francia, con dos niños de 11 y 14 años

La médica que hay en mí me dice que siga adelante, aunque admito que la madre no puede evitar pensar: ‘Y si…’”, dijo.

Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud ha pedido a los países occidentales que retrasen la vacunación de los niños y, en su lugar, donen dosis a los países en desarrollo.

El bajo riesgo de que los niños sufran complicaciones graves de COVID-19, combinado con la desesperada situación de países como India, que se enfrentan a variantes de rápida propagación y escasez de vacunas, significa que existe un imperativo moral para las donaciones, dijo Georg Marckmann, profesor de ética médica en la Universidad Ludwig Maxmilian de Múnich.

“Hay buenas razones éticas para que los países occidentales proporcionen… vacunas a los países de bajos ingresos que no han podido comprar dosis suficientes”, dijo Marckmann

Sin embargo, otros expertos sostienen que las naciones occidentales pueden tener motivos para inocular a sus niños antes de donar las vacunas, con el objetivo de conseguir la inmunidad de grupo y eliminar el exceso de muertes en el frente interno.

El virus ha infectado a más de 32 millones de personas y ha matado a más de 712.000 en los 30 miembros del Espacio Económico Europeo (EEE).

Alemania, donde el 13% de la población adulta ha recibido las dos dosis de la vacuna, debate ahora si debe vacunar a los niños a partir de los 12 años a partir de mediados de junio.

Su comisión de vacunas tiene previsto tomar una decisión en las próximas semanas.

“Primero hay que aclarar con exactitud la urgencia de la vacunación de los niños para proteger su salud”, declaró el martes su presidente, Thomas Mertens, a la radio estatal alemana

“Nuestro objetivo principal debe ser la protección y el bienestar de los niños”.

(Reporte de John Miller en Zúrich, Matthias Blamont en París, Andreas Rinke y Maria Sheahan en Berlín, Emilio Parodi en Milán, Marine Stauss en Bruselas, Tim Barsoe en Copenhague, Essi Lehto en Helsinki, Terje Solsvik en Oslo, Alistair Smout en Londres, Gergely Szakacs en Budapest y Andrey Khalip en Lisboa; edición de Josephine Mason y Raissa Kasolowsky, editado por Tomás Cobos)

euronews provides breaking news articles from reuters as a service to its readers, but does not edit the articles it publishes. Articles appear on euronews.com for a limited time.