Última hora
This content is not available in your region

Un fin de semana en Luanda, Angola: el 'Manhattan de África' espera ser descubierto

Por Euronews
Luanda, una metrópolis africana junto al mar
Luanda, una metrópolis africana junto al mar   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

En la costa angoleña, la metrópolis africana de Luanda espera ser descubierta.

Rica en cultura, ya en tiempos remotos, y más tarde con gran influencia portuguesa en el siglo XVI, Angola tiene mucho que celebrar en torno a su patrimonio, su gastronomía y sus tradiciones.

Luanda, una ciudad en constante cambio, ofrece mucho a los visitantes: desde muestras de arquitectura colonial y una cultura musical diversa hasta un ambiente de playa fantástico y deliciosos platos de pescado a la parrilla.

La provincia de Luanda ofrece a los visitantes una buena muestra de la Angola urbana, una mezcla de cultura portuguesa y africana. Pero, también puede ser un gran lugar en el que comenzar su viaje para descubrir las numerosas maravillas naturales del país. Angola tiene 1 600 km de costa, con hermosas playas desiertas, selvas tropicales, sabanas y un desierto en el sur, además de un clima extraordinario durante todo el año.

Luanda es uno de los centros urbanos industriales y culturales más importantes de África. En ella viven cinco millones de personas. El portugués es la lengua oficial.

-¿Qué hacer primero? Los lugares emblemáticos-

El casco antiguo de Luanda se remonta al siglo XVI, cuando los portugueses llegaron por primera vez y se asentaron. Permanecieron durante cuatro siglos, y su influencia es profundamente palpable.

Puede viajar en el tiempo a la Luanda de tiempos coloniales, visitando monumentos como el Palacio de Hierro, que se cree fue diseñado por Gustave Eiffel, o por alguien cercano a él. También se puede visitar la Catedral barroca de la Sé, otra de las construcciones más antiguas de la ciudad. La fortaleza de São Miguel, erigida en la ladera del monte São Paulo, es la más antigua de Angola y, por supuesto, merece una visita.

Después de visitar la fortaleza, regrese al puerto viejo caminando por el paseo marítimo (Avenida 4 de Fevereiro), un hermoso bulevar renovado que bordea la bahía de Luanda. A lo largo de sus tres kilómetros, tiene ‘vida propia’ con multitud de espacios verdes, tiendas, animados bares y restaurantes.

-Un estado de ánimo musical-

En Angola, la música y la danza desempeñan un papel fundamental en la vida cultural. En Luanda, la gente se reúne en la Marginal para la "Kizomba na Rua" (bailar kizomba en la calle) todos los domingos por la noche. Suelen acudir los mejores bailarines de Luanda. Todo el mundo es muy amable y, probablemente, le invitarán a unirse al baile y disfrutar del encuentro.

Otro gran estilo de música angoleño, que hay que descubrir, es el 'kuduro'. Se trata de un género popular a nivel nacional que floreció en los años 90. Diríjase al distrito de Rangel para encontrar a la ‘próxima generación del Kuduro’. Le recibirá un ambiente festivo, ritmos rápidos y coreografías espontáneas.

-¿Ha llevado apetito? Lo necesitará-

La tradición gastronómica de Luanda está bien asentada y promete atraer a los amantes del marisco y de la cocina exótica. La ciudad cuenta con un notable abanico de restaurantes, que se nutren de influencias culinarias tanto locales como extranjeras, como es el caso de la impronta mozambiqueña, la portuguesa o la brasileña.

Los angoleños son excelentes a la hora de cocinar pescado. Así que, no deje de probar un buena pescado a la parrilla. El Calulu es siempre una buena opción. Pruebe también el pollo Muamba, y el Mufete, un generoso plato nacional con pescado, judías, plátano y batata. La producción de lácteos está muy desarrollada en la región. Si busca algo especial, opte por el queso de cabra y el yogur caseros. Si tiene predilección por los dulces, pruebe el doce de ginguba, una mermelada de cacahuete que también es ideal para comprar como recuerdo de su estancia en Angola, o la cocada amarela, un delicioso pudin de coco.

-Dónde comer-

Una institución gastronómica destacada es La Vigía, en el barrio de Maculusso. Tiene una gran parrilla para cocinar con carbón, y el pescado y la carne están expuestos para que elija su corte. Las raciones son grandes y la cerveza siempre está fría. A los habitantes de Luanda les encanta su cerveza y, por cierta influencia portuguesa, también el vino. El Rooftop by ListenSound es un lugar estupendo para tomar una copa y comer algo mientras se disfruta de las vistas del horizonte de Luanda. Si le apetece comer sushi, K. Sushi, en el centro de Luanda, o su establecimiento hermano, el Restaurante K, en Talatona, son opciones espléndidas.

El Café del Mar es otra gran elección, y no solamente por su playa privada. Este lugar lleva más de dos décadas en la vanguardia de la escena culinaria. Está situado en la Ilha de Luanda, que siempre es un lugar ameno y que ofrece diversión.

-El tiempo de playa es imprescindible-

Además de las playas de lujo de la península de Luanda, hay muchos otros arenales que explorar cerca y en los alrededores de la ciudad. Una de las favoritas es la isla de Mussulo. Pero hay otras innumerables playas solitarias y salvajes que esperan ser descubiertas en la costa. A las afueras de Luanda, un corto viaje por carretera le llevará a Barra do Dande, en el norte de la ciudad, o a Sangano, en el sur.

Ahora bien, si lo que busca es un ambiente relajado, conduzca hacia el sur hasta Cabo Ledo, el destino preferido de los surfistas. A apenas 100 km de Luanda, Cabo Ledo alberga una de las ‘olas de izquierda’ más largas del mundo. Si el paracaidismo está en su lista de propósitos y deseos, este destino también ofrece la oportunidad de poner a prueba su determinación y saltar al vacío desde un avión.

La pesca deportiva es otra gran opción en los alrededores de Luanda; Angola ofrece algunas de las mejores condiciones del mundo para el marlín, el pez vela, el ‘dorado’ y el atún.

-Escapadas no tan saladas-

Si la arena y poner sus pies en agua salada no están en lo alto de su lista de objetivos, diríjase al Miradouro da Lua (Mirador de la Luna), un impresionante paisaje del que la industria cinematográfica de Hollywood podría decir que se trata del satélite de la Tierra. Los acantilados de aspecto lunar son el resultado de la erosión causada por la lluvia y el viento. Su visión resulta una experiencia impresionante. El lugar también ofrece una bonita vista del mar, lo que lo convierte en un notable escenario para organizar una merienda y disfrutar de la posterior puesta de sol. ¡0rganize su pícnic! No muy lejos del Miradouro da Lua se encuentra la desembocadura del río Kwanza. Diríjase hacia allí y disfrute de un crucero fluvial para descubrir la fauna de la región. Podrá ver monos y muchos pájaros de colorido plumaje. Nosotros dimos un paseo en barco organizado por el ‘alojamiento ecológico’ Kwanza. Otra opción divertida es alquilar un kayak y desplazarse a su ritmo.

-De compras-

Angola está creciendo rápidamente, por lo que visitar su capital siempre supondrá una experiencia llena de nuevos descubrimientos y contrastes únicos. Los productos locales muestran la diversidad cultural del país y los mercados al aire libre son los mejores lugares para encontrarlos. Uno de los más conocidos es el de Benfica, en el sur de Luanda. En él se vende de todo, desde comida y joyas hasta arte y ropa.

Las tallas de animales son muy populares, al igual que las piezas emblemáticas del arte angoleño, como la 'escultura Pensador' y las máscaras tradicionales Mwana Pwo, que representan el ideal femenino.

Si quiere ir a un centro comercial clásico, Belas Shopping, Shopping Avenida, Talatona Shopping y Fortaleza Shopping ofrecen la posibilidad de vivir una experiencia de compras al estilo internacional.

-¿Cómo moverse?-

Los taxis son la mejor y la más segura de las formas de moverse por Luanda. También puede optar por los candogueiros (minibuses) para vivir una experiencia más auténtica; hay muchos y son fáciles de reconocer gracias a sus pinturas de color azul pálido y blanca. Los candogueiros son seguros y cómodos durante el día y, la misma regla, se aplica a los paseos: ¡Mejor cuando hay sol! Si prefiere un viaje más exclusivo, aplicaciones como Kubinga, T'Leva y Heetch ofrecen una experiencia ‘similar a la del servicio de Uber’. También hay varios servicios de alquiler de coches, y se recomienda contratar un conductor si el presupuesto lo permite. Si se quiere vivir una experiencia de lujo en tren, busque información sobre el viaje de Rovos Rail entre Dar es-Salam (Tanzania) y Lobito (Benguela).

Angola es dos veces más grande que España y cuenta con un territorio extraordinariamente bello, diverso y salvaje. Quien se anime a descubrir el país, tiene garantizado un viaje ‘fascinante’.