Última hora
This content is not available in your region

Rumanía empujada hacia la energía nuclear para poder cumplir con los objetivos climáticos de la UE

euronews_icons_loading
Rumanía empujada hacia la energía nuclear para poder cumplir con los objetivos climáticos de la UE
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

¿Habrá un relanzamiento de la energía nuclear en la Unión Europea? Estados miembros como Polonia, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Bulgaria y Rumanía tienen planes para invertir fuertemente en la energía nuclear mientras que funcionarios austriacos y alemanes sostienen que es un "mito" que la energía nuclear pueda ayudar a salir de la crisis climática, e insisten en las energías renovables.

¿Qué papel tiene la energía nuclear en el " Pacto Verde " europeo, cuyo objetivo es la neutralidad climática para 2050?

Los países que consumen carbón, como Rumanía, tienen dificultades para alcanzar los objetivos climáticos de Europa. ¿Podría la fórmula energética de Rumanía ser más limpia al añadir más energía nuclear?

Durante la época comunista, Rumanía construyó dos centrales nucleares, ambas situadas en Cernavoda, una pequeña ciudad a orillas del río Danubio.

Utilizando la tecnología canadiense Candu, el diseño de las plantas nucleares es diferente al de la planta desarrollada por los soviéticos en el desastre de Chernóbil.

Rumanía quiere construir otras dos unidades de reactores y modernizar las existentes. Una inversión de unos 6 000 millones de euros, calcula el presidente del consejo de administración de Nuclear eléctrica, Teodor Chirica, antiguo presidente de la organización europea de lobby nuclear FORATOM.

La Comisión Europea quiere etiquetar las fuentes de energía, canalizando así las futuras inversiones hacia la producción de energía sostenible baja en emisiones de CO2.

"Para alcanzar los objetivos tenemos que desarrollar las energías renovables y continuar con el programa nuclear. Es imposible alcanzar los objetivos sin tener la energía nuclear. Hoy en día, hablamos de un 18 a 20 % de la energía nuclear. Entre el 30 y el 35 % es una cifra factible si seguimos la tendencia actual, para 2050", explica Chirica.

En cuanto al debate en Europa sobre calificar la energía nuclear de verde o no, Chirica expone las dificultades que enfrentaría Rumanía y qué hay detrás, según él, de las intenciones de la Unión Europea con este proyecto de clasificación.

"Una de las posturas es ideológico y la otra tiene una base científica. Si, en el peor de los casos, la taxonomía no aceptara la nuclear, eso no significa que no podamos construirla. El problema aquí es que no podemos tener acceso a una financiación asequible como los demás competidores, y eso podría afectar a la parte económica del proyecto", asegura.

Por su parte, Lavinia Andrei es una figura emblemática en el incipiente movimiento antinuclear rumano. Ella asegura que la inversión de fondos públicos en la producción de energía nuclear distorsiona las condiciones del mercado, ya que refuerza las desventajas competitivas de las energías renovables.

Euronews: Hay planes para construir más centrales nucleares. ¿Es una buena o mala idea, teniendo en cuenta que los objetivos climáticos de Rumanía deben alcanzarse de alguna manera?

"Si se destina este dinero a la energía nuclear, significa que se perjudica a otro sector, como las renovables. La empresa de transporte de energía dijo que la capacidad de la red de distribución no es suficiente para la central nuclear y para las renovables”, dice Andrei.

Todavía hay otro problema: debido al cambio climático, los ríos llevan menos agua, necesaria para refrigerar las centrales nucleares. Incluso el Danubio se ve afectado, y Cernavoda ya tuvo que cerrar la producción una vez en verano. Este tipo de situaciones podrían darse con más frecuencia en el futuro.

Las inversiones en el suministro de energía dependen de un marco jurídico estable. Hace unos años, Rumanía apoyaba el desarrollo de las energías renovables con "certificados verdes". Pero este sistema se interrumpió y los inversores se retiraron. Algunos grandes, como ENEL, se quedaron. Sorin Zamfir supervisa 133 turbinas eólicas. Dice que le encanta su trabajo:

"Aprovechar la energía eólica implica utilizar una tecnología nueva, moderna y de alto nivel que me atrajo, me supuso un reto como profesional. Además, para la comunidad local creo que es muy importante traer este tipo de tecnología nueva porque así nos sentimos más cerca de Europa, nos situamos en el mapa europeo", asegura Zamfir que agrega que "el potencial de la energía eólica en Rumanía aún no se ha explotado del todo. Se podrían instalar más turbinas".

"Las fuentes de energía fósiles son limitadas y contaminantes. La energía eólica es barata y eficiente. En esta zona tenemos un gran potencial para la construcción de molinos de viento. Y no sólo aquí. Rumanía puede desarrollar esta tecnología para poder cubrir todas sus necesidades de consumo”.

Rumanía es un país soleado, y la energía solar podría desempeñar un papel mayor en el futuro panorama energético.

Andrei Bucur es miembro del consejo de administración del primer proveedor de energía 100 % verde de Rumanía, una cooperativa aún pequeña con ambiciosos planes de crecimiento.

Bucur destaca el enorme potencial, por ejemplo 1,5 millones de metros cuadrados de tejados de almacenes que podrían utilizarse para paneles solares. Pero culpa la falta de planes de apoyo gubernamental y las deficientes conexiones de redes eléctricas del país.

"Rumanía, creo, es realmente un país bendecido porque tenemos mucho sol y viento en algunas zonas. Somos capaces de duplicar la producción de energías renovables. Como pueden ver, esta planta fotovoltaica, para estar aquí, para instalarla, tiene que estar conectada a la red. No tiene ningún sentido invertir en una planta fotovoltaica, si no puedes conectarla a una red eléctrica”, señala Bucur.

La Comisión Europea tiene que mantenerse neutral en lo que respecta a las opciones tecnológicas. Pero etiquetar o no la energía nuclear como verde o no verde tendrá un enorme impacto en las decisiones de inversión durante años.