Última hora
This content is not available in your region

Bruselas se fija en las condiciones de los trabajadores de plataformas

Por Bryan Carter
euronews_icons_loading
A delivery worker rides in Barcelona
A delivery worker rides in Barcelona   -   Derechos de autor  LLUIS GENE/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Entregan comida a domicilio, conducen taxis o diseñan proyectos de forma remota. En Europa hay 24 millones de trabajadores de aplicaciones online y muchos de ellos viven con bajos salarios, sin protección social ni posibilidad de sindicarse y las empresas les utilizan como mano de obra desechable.

La Comisión Europea quiere mejorar sus condiciones de trabajo, por lo que ha abierto una consulta con los sindicatos y las empresas enfocada a su situación laboral, la representación colectiva y la denominada gestión algorítmica.

"Hay una necesidad de acción porque, bueno, esta es una parte importante de nuestra economía, una parte creciente de nuestra economía. Y esta economía en línea no puede simplemente desarrollarse fuera de las reglas normales y las protecciones normales que se han establecido para la economía normal. ... Es un tema difícil porque tenemos que encontrar el equilibrio adecuado entre la flexibilidad que necesita este tipo de modelo de negocio y la protección adecuada a la que tienen derecho las personas que trabajan en este sector”, asegura el comisario europeo de Empleo y Derechos Sociales, Nicolas Schmit.

Para los sindicatos, es necesario que la UE trate de garantizar unas condiciones de trabajo dignas para los trabajadores de plataformas, así como su derecho a organizarse y negociar colectivamente. Piden a la Comisión que trabaje para evitar los falsos autónomos. En España, la recién aprobada ley Rider obliga a las empresas a regularizar a sus trabajadores.

"Si vemos que realmente un algoritmo está organizando el trabajo, que el trabajador no puede poner los precios él mismo, las tarifas él mismo, que no tiene autonomía para hacer la tarea, hay suficiente evidencia de que no es un trabajador autónomo. Hay suficiente evidencia de que la plataforma organiza en realidad la relación de trabajo. Por eso pensamos que se tiene que tomar ese punto de partida, que son empleados hasta que se demuestre lo contrario”, apunta Ludovic Voet, de la Confederacion de Sindiactos Europea.

Pero las empresas creen que debería ser responsabilidad de los Estados miembros definir la relación entre las plataformas en línea y los trabajadores. "En el debate europeo debemos tener cuidado de no sobrepasarnos en algo que los Estados miembros pueden hacer mejor por sí mismos. La realidad es diferente en toda Europa. Hay países con un enfoque muy binario del empleo y el autoempleo, que se definen en Estados miembros, pero también se da el caso de que existen categorías intermedias en varios países, por lo que debemos respetar esta diversidad de soluciones de los Estados miembros", defiende Maxime Cerutti, de la patronal Business Europe.

La economía de las plataformas digitales se ha multiplicado casi por cinco en los últimos 5 años y ahora tiene un valor estimado de 14.000 millones de euros. Si los agentes sociales optan por no negociar de forma conjunta sobre las condiciones laborales, la Comisión presentará una propuesta legislativa a finales de año.