Última hora
This content is not available in your region

Vacunación obligatoria en Moscú de los trabajadores del sector de los servicios

Por euronews con EFE/AP/AFP
euronews_icons_loading
Vacunación obligatoria en Moscú de los trabajadores del sector de los servicios
Derechos de autor  Alexander Zemlianichenko/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Vacunación obligatoria en Moscú. Las autoridades de la capital rusa han decretado la inoculación de al menos el 60 por ciento de los trabajadores de los sectores de los servicios. Hasta el día de hoy las autoridades rusas habían insistido en que la vacunación era voluntaria, pero la reticencia de la población a vacunarse, sumada al brusco incremento de contagios en el país, las ha llevado a modificar el planteamiento inicial

Si el numéro de contagios continua subiendo al ritmo actual, ya no quedarán camas libres en los hospitales en un plazo de dos a tres semanas.

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, ha advertido en un comunicado que actualmente 12.000 personas están hospitalizadas en estado grave. Para las autoridades de Moscú, la vacunación deja de ser un asunto personal cuando los ciudadanos salen a la calle y se convierten "en coparticipantes del proceso epidémico".

Y para dar más énfasis a su llamamiento a la vacunación, Serguéi Sobianin visitó un hospital donde recalcó "el número de casos graves en Moscú ha aumentado en un 70%. Y en consecuencia, estamos abriendo nuevos hospitales para los enfermos de coronavirus."

En la actualidad solo el 13,47% de la población ha recibido al menos un componente de los tres preparados de fabricación propia rusos contra la COVID, siendo el más conocido el Sputnik V. Pero según un sondeo, el 62 % de los rusos no están dispuestos a recibir esta vacuna que, según sus desarrolladores, tiene una eficacia del 97 %. Rusia cuenta además con la monodosis Sputnik Light.

Tanto en la propia capital rusa como en la provincia de Moscú se han adoptados medidas sanitarias adicionales para frenar los contagios, como la prohibición a restaurantes, cafeterías y bares de atender al público en horario nocturno. Pero se ha descartado de plano la implantación de cuarentenas o confinamientos.