Última hora
This content is not available in your region

'Grotesca': los miembros de la UE condenan a Hungría por su ley anti-LGBTQ

Por Reuters
'Grotesque': EU countries condemn Hungary over anti-LGBTQ law
'Grotesque': EU countries condemn Hungary over anti-LGBTQ law   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Sabine Siebold y Gabriela Baczynska

BRUSELAS, 22 jun – Alemania, Países Bajos, Suecia, Francia e Irlanda fueron algunos de los países miembros de la Unión Europea que condenaron el martes a su homóloga Hungría por una nueva ley contra el colectivo LGBTQ, mientras el bloque volvía a poner el foco en las fallas democráticas de Budapest y su aliada nacionalista Varsovia.

La nueva ley, que prohíbe la “exhibición y promoción de la homosexualidad” entre los menores de 18 años, viola claramente los valores de la Unión Europea, dijo el ministro de Asuntos Europeos de Alemania antes de las conversaciones con sus 27 homólogos de la UE, ante la profunda preocupación por que Hungría y Polonia violen el Estado de Derecho al pisotear las libertades de tribunales, académicos y medios de comunicación, así como al restringir los derechos de mujeres, inmigrantes y minorías.

“La Unión Europea no es prioritariamente un mercado único o una unión monetaria. Somos una comunidad de valores, estos valores nos unen a todos”, dijo Michael Roth a los periodistas antes de la reunión en Luxemburgo.

“No debe haber ninguna duda de que las minorías, también las sexuales, deben ser tratadas con respeto”.

Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo emitieron una declaración conjunta en la que condenaron los últimos cambios legales promovidos por el primer ministro húngaro Viktor Orbán, por considerarlos una violación del derecho a la libertad de expresión y una “forma flagrante de discriminación basada en la orientación sexual”.

La ministra sueca calificó a la ley húngara de “grotesca”, mientras que su colega neerlandesa pidió a Budapest que la anule y su homólogo irlandés dijo que la Comisión Europea debe demandarla ante el máximo tribunal de la UE. Austria dijo que es un error incluir las disposiciones anti-LGBTQ en un proyecto de ley que penaliza la pedofilia.

“Estoy muy preocupado. (…) Es un error lo que ha ocurrido allí y tiene que parar”, dijo el irlandés Thomas Byrne. “Es un momento muy peligroso para Hungría, y también para la UE”.

De cara a las elecciones del próximo año, Orbán se ha vuelto cada vez más radical en materia de política social, en una autoproclamada lucha por salvaguardar lo que, según él, son los valores cristianos tradicionales frente al liberalismo occidental.

Al llegar a la misma reunión el martes, el ministro de Asuntos Exteriores de Hungría, Peter Szijjarto, dijo que la ley sólo está dirigida a los pedófilos.

“La ley protege a los niños de manera que convierte en un derecho exclusivo de los padres la educación de sus hijos en materia de orientación sexual hasta los 18 años”, dijo. “Esta ley no dice nada sobre la orientación sexual de los adultos”.

Los demás ministros del bloque también expresaron su preocupación por la libertad de los medios de comunicación en Hungría, así como su inquietud por la revisión en curso del poder judicial en Polonia.

El partido gobernante en Polonia, Ley y Justicia (PiS, por sus siglas en polaco), que afirma que los tribunales polacos necesitan una reforma, ha expulsado a muchos jueces críticos de la judicatura y ha introducido sustitutos más dóciles.

Recientemente ha ignorado una orden del máximo tribunal de la UE para detener la explotación minera en su planta de Turow, en la frontera checa, mientras no se resuelva un caso que Praga presentó contra Varsovia.

“Tenemos que conseguir garantías de Polonia y Hungría de que realmente van a aceptar lo que diga la justicia de la UE en el futuro”, dijo el sueco Hans Dahlgren.