Última hora
This content is not available in your region

Guerra partidista sobre la enseñanza de la historia y el racismo aviva tensión en escuelas de EEUU

Por Reuters
Guerra partidista sobre la enseñanza de la historia y el racismo aviva tensión en escuelas de EEUU
Guerra partidista sobre la enseñanza de la historia y el racismo aviva tensión en escuelas de EEUU   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Gabriella Borter y James Oliphant

ASHBURN, EEUU, 23 jun – El consejo escolar del rico condado de Loudoun, en Virginia, había planeado celebrar una reunión de rutina para cerrar el año escolar, pero lo que ocurrió fue un pandemonio.

Muchos de los cientos de padres que inundaron el auditorio en los suburbios de Washington el martes por la noche estaban allí para acusar a las escuelas de enseñar a sus hijos que el racismo en Estados Unidos es estructural y sistémico, algo que la junta niega.

En algunas pancartas se podía leer: “Educación, no adoctrinamiento” y “No se acaba con el racismo enseñándolo”.

La velada se calentó tanto que la junta directiva abandonó la sala, dejando que los asistentes del comisario local dispersaran a la multitud.

“Nunca he visto algo así”, dijo Wayde Byard, portavoz de las escuelas públicas del condado de Loudoun durante más de dos décadas, después de que los asistentes sacaron a dos padres de la sala esposados.

Loudoun lleva meses enzarzado en acusaciones de haber adoptado la teoría crítica de la raza (CRT), una escuela de pensamiento que sostiene que el racismo está arraigado en la legislación y las instituciones de Estados Unidos y que los legados de la esclavitud y la segregación han creado un terreno desnivelado para los estadounidenses de raza negra.

El sistema escolar dice que simplemente está formando a los profesores, la mayoría de los cuales son blancos, para que sean “culturalmente receptivos” para atender a la población estudiantil cada vez más diversa del condado.

Las tensiones en Loudoun se hacen eco de una batalla más amplia que se libra en todo el país. Mientras los estadounidenses se enfrentan a la injusticia racial y social tras la muerte de George Floyd a manos de la policía el año pasado, varios estados dirigidos por republicanos, como Florida, Georgia y Texas, han promulgado nuevas normas para limitar la enseñanza sobre el papel del racismo en Estados Unidos.

La idea de que una doctrina académica antes oculta se está infiltrando en las escuelas públicas se ha convertido en un grito de guerra para los conservadores. Consejos escolares, padres activistas, gobernadores y legisladores dicen que los principios de la teoría conocida popularmente como CRT se están usando para adoctrinar a los niños de que Estados Unidos es un país racista.

Impulsado por los medios de comunicación de derechas, el conflicto se ha convertido en un debate nacional sobre cómo y qué versión de la historia de Estados Unidos se enseña en las escuelas.

Los críticos sostienen que no hay pruebas de que la CRT se enseñe en la mayoría de las escuelas públicas. En cambio, dicen, se ha convertido en una bandera roja que se agita ante cualquier esfuerzo por promover la equidad racial y mejores resultados para los estudiantes no blancos.

Varios profesores y expertos en educación afirman que les preocupa que las normas que prohíben la CRT o que limitan la forma de hablar sobre el racismo en general puedan tener un efecto amedrentador en los esfuerzos por enseñar la historia de los negros, incluido el legado de la esclavitud y las relaciones raciales.

Vanessa Skipper, profesora de inglés y vicepresidenta del sindicato de profesores del condado de Brevard, en Florida, dijo que la prohibición estatal “sienta un peligroso precedente para los profesores”.

“Nuestro trabajo es presentar las partes objetivas de la historia, que son confusas y oscuras, y permitir que los estudiantes lleguen a sus propias conclusiones y piensen de forma crítica”, dijo Skipper.