Última hora
This content is not available in your region

Israel y los colonos llegan a un acuerdo en Cisjordania que enfurece a los palestinos

Por Reuters
Israel y los colonos llegan a un acuerdo en Cisjordania que enfurece a los palestinos
Israel y los colonos llegan a un acuerdo en Cisjordania que enfurece a los palestinos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Maayan Lubell

JERUSALÉN, 30 jun – Los colonos judíos han accedido a abandonar un remoto asentamiento que se ha convertido en una zona de choque con los palestinos que también reclaman estas tierras, según informaron las autoridades, con un acuerdo que supone una incómoda prueba política para el nuevo Gobierno israelí.

Según el pacto con el primer ministro Naftali Bennett, los colonos abandonarán el asentamiento de Givat Eviatar, en la Cisjordania ocupada por Israel.

No obstante, parece probable que al menos algunos de los nuevos edificios del enclave permanecieran, cerrados y bajo guardia militar, un resultado que seguramente enfurecerá a los manifestantes palestinos, que exigen su eliminación.

El asentamiento en la cima de la colina, cerca de la ciudad palestina de Nablus, se estableció en mayo sin los permisos del Gobierno israelí y ahora alberga a más de 50 familias de colonos.

El ejército israelí ordenó su desalojo, lo que supone un primer reto para el nuevo primer ministro. Bennett fue en su día líder del movimiento de los colonos y dirige un partido procolonos, lo que le haría entrar en conflicto con parte de su propia base de votantes si los colonos fueran desalojados a la fuerza.

Sin embargo, su coalición de Gobierno solo sobrevive con el apoyo de los partidos árabes de izquierda e islamistas, lo que dificulta las decisiones políticas delicadas sobre el conflicto palestino-israelí.

Un responsable del Ministerio de Defensa de Israel, que administra los asentamientos, dijo que las familias de Givat Eviatar habían acordado marcharse voluntariamente el fin de semana.

Las tropas se quedarían y se realizaría un estudio del terreno para determinar si se puede establecer allí un asentamiento respaldado por el Gobierno, dijo esta fuente a Reuters.

El líder de los colonos, Yossi Dagan, dijo que las familias se irían el viernes según el acuerdo. Las estructuras que les sirven de hogar serán cerradas, dijo, sugiriendo que no serán desmanteladas. El representante del Ministerio de Defensa no lo confirmó.

El miércoles, Moussa Hamayel, teniente de alcalde de la cercana aldea palestina de Beita, dijo: “Continuaremos con nuestras actividades populares (de protesta) hasta que se retire el asentamiento y se nos devuelva nuestra tierra”.

Los habitantes de Beita reclaman la propiedad de la zona en la que se asienta Givat Eviatar.

La mayoría de las potencias mundiales consideran ilegales todos los asentamientos, construidos en tierras que Israel capturó y ocupó en la guerra de Oriente Medio de 1967. Israel lo niega, alegando sus vínculos históricos con la tierra en la que se asientan y sus propias necesidades de seguridad.

Soldados israelíes han matado a tiros a cinco palestinos durante las protestas de lanzamiento de piedras desde que se instaló el puesto de avanzada, según dijeron representantes palestinos. Los militares no comentaron sobre las muertes, pero dijeron que las tropas utilizan munición real solo como último recurso.