Última hora
This content is not available in your region

EEUU abandona su principal base en un Afganistán amenazado por una nueva guerra

Por Reuters
EEUU abandona su principal base en un Afganistán amenazado por una nueva guerra
EEUU abandona su principal base en un Afganistán amenazado por una nueva guerra   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

KABUL, 2 jul – Las tropas estadounidenses se retiraron el viernes de su principal base militar en Afganistán, dejando atrás un trozo del World Trade Center que enterraron hace 20 años en un país que el máximo comandante de Estados Unidos ha advertido que puede caer en una guerra civil sin ellas.

“Todos los soldados estadounidenses y los miembros de las fuerzas de la OTAN han abandonado la base aérea de Bagram”, dijo un alto cargo de seguridad estadounidense bajo condición de anonimato.

Aunque en los próximos días aún deben retirarse algunas tropas más de otra base en la capital, Kabul, la retirada de Bagram pone un punto final a la guerra más larga de la historia de Estados Unidos.

La base, a una hora de camino al norte de Kabul, era el lugar donde el ejército estadounidense ha coordinado su guerra aérea y el apoyo logístico de toda su misión en Afganistán. Los talibanes agradecieron su marcha.

“Consideramos que esta retirada es un paso positivo. Los afganos pueden acercarse a la estabilidad y la paz con la retirada total de las fuerzas extranjeras”, dijo a Reuters el portavoz talibán Zabihullah Mujahid.

Fue aquí, en una pista de aterrizaje construida por los soviéticos, en una llanura de regadío rodeada por los picos nevados del Hindu Kush, donde llegaron bomberos y policías de Nueva York para enterrar un trozo del World Trade Center en diciembre de 2001, días después de que los talibanes fueran derrocados por albergar a Osama bin Laden.

También fue aquí donde la CIA dirigió un centro clandestino de detención para sospechosos de terrorismo y los sometió a abusos que el presidente Barack Obama reconoció posteriormente como tortura.

Más tarde se convirtió en una extensa ciudad fortificada para una enorme fuerza militar internacional, con locales de comida rápida, gimnasios y una cafetería que servía algo llamado “la madre de todos los cafés”. Dos pistas de aterrizaje rugían perpetuamente. Los presidentes volaban y daban discursos; los famosos venían y contaban chistes.

Una autoridad afgana dijo que la base sería entregada oficialmente al Gobierno en una ceremonia el sábado.

El alto cargo de defensa estadounidense dijo que el general Austin Miller, máximo comandante de Estados Unidos en Afganistán, “sigue conservando todas las capacidades y autoridades para proteger a los soldados” desplegados en la capital, Kabul.

A principios de esta semana, Miller dijo a los periodistas en Kabul que la guerra civil para Afganistán era “ciertamente un camino que se puede visualizar”, con los combatientes talibanes arrasando en distritos de todo el país en las últimas semanas mientras las tropas extranjeras regresaban a sus países.

Otros dos autoridades de seguridad estadounidenses dijeron esta semana que lo más probable es que la mayor parte del personal militar estadounidense se haya ido para el 4 de julio, y que quede una fuerza residual para proteger la embajada.

Esto supondría un adelanto de más de dos meses sobre el calendario establecido por Biden, que había prometido que estarían en casa para el 11 de septiembre, el 20º aniversario del ataque que los trajo a este país.

Washington aceptó retirarse en un acuerdo negociado el año pasado con los talibanes bajo el mandato del predecesor de Biden, Donald Trump, y Biden rechazó el consejo de los generales de aguantar hasta que se pudiera alcanzar un acuerdo político entre los insurgentes y el Gobierno de Kabul del presidente Ashraf Ghani, respaldado por Estados Unidos.

GESTIONARLASCONSECUENCIAS

La semana pasada, Ghani visitó Washington. Biden le dijo: “Los afganos van a tener que decidir su futuro, lo que quieren”. Ghani dijo que su trabajo era ahora “gestionar las consecuencias” de la retirada de Estados Unidos.

A cambio de la retirada estadounidense, los talibanes han prometido no permitir que los terroristas internacionales operen desde suelo afgano. Se comprometieron a negociar con el Gobierno afgano, pero esas conversaciones, celebradas en la capital qatarí, Doha, apenas avanzaron.

En un comunicado, la embajada estadounidense en Afganistán dijo esta semana que Estados Unidos estaba firmemente comprometido a ayudar a Afganistán y que proporcionará una ayuda a la seguridad de 3.000 millones de dólares en 2022.

“Instamos a que se ponga fin a la violencia, a que se respeten los derechos humanos de todos los afganos y a que se lleven a cabo negociaciones serias en Doha para que se logre una paz justa y duradera”, declaró la embajada.

Los talibanes se niegan a declarar un alto el fuego. Soldados afganos se han rendido o han abandonado sus puestos. Los grupos armados que luchaban contra los talibanes antes de la llegada de los estadounidenses están tomando las armas para volver a combatirlos.

Un alto diplomático occidental dijo que Estados Unidos ha pedido a tres naciones de Asia Central —Kazajistán, Tayikistán y Uzbekistán— que proporcionen temporalmente hogar a unos 10.000 ciudadanos afganos que habían trabajado con Estados Unidos o con las fuerzas aliadas.

Varias naciones europeas también proporcionaron refugio a cientos de empleados afganos y a sus familias ante la amenaza directa de los talibanes.

Desde que Biden anunció que seguiría adelante con el plan de retirada de Trump, los insurgentes han avanzado por todo Afganistán, sobre todo en el norte, donde durante años, tras su expulsión, tuvieron una presencia mínima.

Los combates se intensificaron entre las fuerzas gubernamentales y los talibanes en la provincia nororiental de Badakshan, según dijeron las autoridades el viernes.