Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: ¿Por qué España está experimentado un nuevo pico de contagios?

Access to the comments Comentarios
Por Luke Hurst  & AP
La plaza de Sol en Madrid, España, el jueves 8 de julio de 2021.
La plaza de Sol en Madrid, España, el jueves 8 de julio de 2021.   -   Derechos de autor  AP Photo/Manu Fernandez
Tamaño de texto Aa Aa

En las últimas semanas se ha producido un enorme resurgimiento de los casos de coronavirus en España, y los jóvenes son los más afectados.

A pesar de una campaña de vacunación relativamente exitosa en el contexto de otros países europeos -España se acerca al 50% de la población totalmente vacunada-, otros factores han conspirado para que el número de nuevos casos se dispare.

El primero y más importante fue la relajación "prematura y peligrosa" de las medidas de prevención de la infección en mayo, según Daniel López-Acuña, exdirector de Acción Sanitaria en Situaciones de Crisis de la Organización Mundial de la Salud.

"Desde principios de mayo tuvimos la primera liberación del estado de emergencia, luego el fin de los toques de queda, luego la apertura del ocio nocturno, después el fin del uso obligatorio de mascarillas", dice.

Esta reapertura ha contribuido a "una falsa sensación de seguridad y de interacción social desprotegida", explica a Euronews, debido a que hasta ahora las vacunas no estaban al alcance de los más jóvenes.

Los jóvenes se llevan la peor parte de los casos de coronavirus

Las autoridades sanitarias españolas se han centrado, al igual que la mayoría de los países, en vacunar primero a los más vulnerables y luego ir descendiendo en los grupos de edad para prevenir la mayor cantidad posible de enfermedades graves por COVID-19 y proteger el sistema sanitario.

Sin embargo, al permitir que los más jóvenes -que son más propensos a socializar en grupos grandes y entornos en los que el COVID puede propagarse fácilmente- disfruten de más libertad y vida nocturna antes de poder vacunarse, el país ha visto cómo los casos acumulados por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas han alcanzado los 252.

El Ministerio de Sanidad español dijo el jueves que entre el grupo de edad de 20 a 29 años se han registrado en los últimos 14 días más de 800 casos por cada 100.000 personas.

López-Acuña, que ahora trabaja como profesor asociado en la Escuela Andaluza de Salud Pública, afirma que esta situación podría haberse evitado si se hubieran mantenido algunas restricciones.

Y advierte que este nivel de infección entre los jóvenes "no es un episodio de infección irrelevante, es un episodio de infección de riesgo".

Los científicos aún no saben lo suficiente sobre los posibles efectos a largo plazo del COVID-19, incluso en los más jóvenes, la mayoría de los cuales inicialmente sólo suelen sufrir síntomas leves en el peor de los casos.

Sin embargo, una minoría puede dar lugar a casos graves y a hospitalizaciones, y López-Acuña señala que la propagación de COVID-19 en el grupo de edad más joven puede provocar infecciones en personas mayores que aún no se han vacunado.

"Los Gobiernos de Europa se han apresurado a abrir"

López-Acuña sostiene que no es sólo el Gobierno español el que ha abierto prematuramente, antes de que se vacunara un número suficiente de personas.

"Los Gobiernos de Europa se han apresurado a abrir sin las debidas precauciones teniendo en cuenta la dinámica de la pandemia", afirma.

"Ha habido un aumento del 10% de casos en Europa en la última semana, así que creo que a veces tenemos Gobiernos que actúan como si el virus no se transmitiera, como si no tuviéramos una mayor presencia de la variante altamente contagiosa como la variante Delta, como si pudiéramos simplemente interactuar libremente sin protección".

"Y creo que las medidas necesarias son justo las contrarias", afirma.

Estas medidas necesarias, según López-Acuña, pasan por volver a cerrar el ocio nocturno, restringir las reuniones e interacciones sociales y medidas de salud pública como intensificar los cribados para el diagnóstico precoz para detectar los casos asintomáticos.

La campaña de vacunación es un éxito relativo

López-Acuña afirma que la campaña de vacunación en España ha sido un éxito relativo hasta el momento, ya que el país ha obtenido buenos resultados en comparación con muchos de sus vecinos europeos.

Algunas partes de España se están apresurando a vacunar a los más jóvenes, como en Cataluña.

"Llegamos tarde, pero espero que no demasiado", dice Antoni Trilla, profesor de investigación del Instituto de Salud Global de Barcelona y jefe de la Unidad de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínico de Barcelona.

Espera que se vacune un número suficiente de jóvenes durante los meses de julio y agosto para evitar otra gran propagación al inicio del curso académico, cuando muchos vuelven a las escuelas y universidades.

Y afirma que "algo bueno" es que los jóvenes están mostrando una gran disposición a vacunarse, algo que se refleja en otros grupos de edad en España.

Los sistemas sanitarios aguantan por el momento

Mientras las consultas de los médicos de cabecera están sometidas a una gran presión con casos leves y una gran demanda de pruebas y diagnósticos, los ingresos en los hospitales aumentan lentamente.

"Es inevitable que algunas personas acaben en la UCI y que otras mueran a causa de la variante Delta. Es normal para este virus. Pero el número de personas que ingresan ahora en los hospitales lo podemos asumir", afirma Trilla.

Advierte que la variante Delta -que se impuso en Reino Unido cuando algunas zonas de España decidieron permitir la entrada de visitantes de allí sin necesidad de someterse a una prueba- podría empezar a hacer mella en otros países europeos.

"Hemos visto una y otra vez en esta pandemia que toda la UE se mueve a diferentes velocidades y en diferentes situaciones".

"Ahora España está claramente bajo una oleada severa de la variante Delta, no es el caso de Francia todavía, ni de Italia, pero veremos cómo se comporta el virus en diferentes países de la UE dependiendo de muchos factores".

"Tendremos que aprender sobre eso, porque tenemos la oportunidad de ver cómo se comporta en diferentes situaciones".

En cuanto a la respuesta de las autoridades en España al aumento de los casos, algunas zonas han anunciado el cierre de nuevo del ocio nocturno, mientras se discuten otras restricciones.

Y ahora varias regiones, entre ellas Madrid, Cataluña y el País Vasco, están aplicando vacunas a los mayores de 16 años, para tratar de frenar la propagación de una enfermedad que parece que volverá a afectar seriamente a los sectores del turismo y el ocio un verano más.