Última hora
This content is not available in your region

Un impulso a las energías renovables

Por Méabh Mc Mahon
euronews_icons_loading
Windmills at the Alexigros wind farm near Cyprus' southern coastal city of Larnaca
Windmills at the Alexigros wind farm near Cyprus' southern coastal city of Larnaca   -   Derechos de autor  ROY ISSA/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

“El mundo arde”, este es un mensaje que se lee a menudo en las manifestaciones de los Fridays for Future que se han extendido por el continente en los últimos años. Y parece que la Comisión Europea ha entendido el mensaje. Esta semana ha anunciado un ambicioso paquete climático.

“Nuestra economía actual de combustibles fósiles ha llegado a su límite. Y sabemos que tenemos que cambiar a un nuevo modelo, uno que esté impulsado por la innovación, que tenga energía limpia, que avance hacia una economía circular", ha asegurado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El sector energético es actualmente responsable de más del 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Ahora, el plan es garantizar que en 2030 el 40% de la energía provenga de fuentes renovables. Para Ursula von der Leyen, esto "no es una aspiración política, sino una obligación legal".

Para alcanzar este objetivo se promoverá la electrificación directa, el uso de electricidad eólica y solar o el suministro de calefacción y refrigeración a través de bombas de calor, el uso de calor renovable directo (como energía geotérmica y ambiental) y la calefacción y refrigeración urbana.

Pero, ¿qué pasa cuando el viento no sopla o el sol no brilla?

Ahí es donde entran otras "energías limpias" como los biocombustibles avanzados, el hidrógeno renovable y los combustibles sintéticos a base de hidrógeno. "Es posible que los espectadores hayan escuchado hablar de las altas expectativas sobre el hidrógeno, y este ha sido un enfoque central de la industria de los combustibles fósiles. Se ha apostado mucho por promover el hidrógeno como la solución para todo lo que la gente pueda necesitar, automóviles de hidrógeno, calefacción de hidrógeno, trenes de hidrógeno, autobuses de hidrógeno, el hidrógeno puede hacerlo todo. Y no queda claro el origen de ese hidrógeno. Nosotros queremos mucha claridad sobre de donde viene el hidrogeno porque es increíblemente importante y determina si es una solución para el clima o no, detalla Tara Connelly de Global Witness.

Pero la realidad sobre el terreno es que, aunque la ambición está ahí, las ciudades y pueblos de todo el continente aún no están equipados para disponer de energía libre de combustibles fósiles. “Necesitamos hacer coincidir la ambición con la tecnología. Necesitamos asegurarnos de que las ciudades estén realmente equipadas para lograrlo, porque en este momento hay una enorme falta de recursos humanos y de capacidad técnica en las administraciones de las ciudades para lograrlo", pide Alix Bolle de Energy Cities.

Lograr estos ambiciosos objetivos será ahora clave. Se espera que aumenten los desencuentros a medida que países con diferentes intereses y puntos de partida intenten encontrar puntos en común. Mientras se aseguran de que Europa no pierda su ventaja competitiva y de que los consumidores no paguen todas las facturas.