Última hora
This content is not available in your region

Merkel se dirige a zona de inundaciones entre dudas sobre preparación ante catástrofes

Por Reuters
Merkel heads to flood zone facing questions over preparedness
Merkel heads to flood zone facing questions over preparedness   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Holger Hansen

BERLÍN, 20 jul – Las autoridades alemanas se enfrentaban el martes a una creciente indignación por las letales inundaciones que afectaron a gran parte del país la semana pasada y pillaron por sorpresa a la economía más rica de Europa, sumiéndole en un desastre que se había pronosticado días antes.

La canciller Angela Merkel viajó a la zona de desastre por segunda vez, en medio de dudas sobre la preparación de las autoridades locales y nacionales para unas inundaciones que afectaron pueblos y aldeas indefensas la semana pasada.

“Hubo advertencias sobre las masas de escombros y las inundaciones que se dirigían hacia esa gente y las advertencias no se manejaron en absoluto de la forma en que deberían haber sido”, dijo Julian Reichelt, editor de Bild, el periódico de mayor circulación de Alemania, en un debate en internet.

A falta de unas 10 semanas para las elecciones nacionales, las inundaciones han puesto en la agenda la capacidad de gestión de crisis de los líderes germanos, mientras los políticos de la oposición sugirieron que el número de muertos revelaba graves fallas en la preparación para las inundaciones.

“Me sorprendió mucho la escala de muertes y destrucción porque, desde mi punto de vista, parecía que podíamos pronosticar que este evento se avecinaba”, dijo Hannah Cloke, profesora de hidrología en la Universidad de Reading.

Las inundaciones acabaron con la vida de más de 160 personas en Alemania, arrasaron pueblos, casas, carreteras y puentes y pusieron de relieve las lagunas en la forma en que se transmiten las advertencias de mal tiempo al público.

En el sistema descentralizado alemán, la responsabilidad de la protección contra desastres se divide entre el gobierno federal y las autoridades regionales y locales, pero los funcionarios rechazaron las insinuaciones de que habían hecho muy poco para prepararse y dijeron que los sistemas de alerta funcionaron.

“Tenemos que ver qué funcionó y qué no, pero no debemos olvidar que no había habido una inundación así en mucho, mucho tiempo”, dijo Merkel en Bad Muenstereifel, destacando que el alcalde de la ciudad balneario medieval aseguró que no se habían visto inundaciones de este tipo en 700 años.

Varios expertos dijeron que la escala sin precedentes de las inundaciones significaba que las defensas existentes se verán inevitablemente superadas. No obstante, los críticos señalaron fallas en las sirenas de advertencia, que quedaron en desuso, evacuaciones demoradas y sistemas de advertencia en móviles cuya eficacia se vio limitada por la interrupción de las redes.

En un país donde muchos desconfían del intercambio de datos tras años de vigilancia en el antiguo este comunista y bajo el régimen nazi, las estrictas reglas de privacidad permiten que los mensajes de advertencia se envíen solo a las personas que hayan acordado de antemano ser notificadas. “La vieja sirena puede ser más útil de lo que pensamos”, dijo Merkel.