Última hora
This content is not available in your region

Japón agradece a los médicos en ceremonia de apertura de los Juegos ensombrecida por la pandemia

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Japón agradece a los médicos en ceremonia de apertura de los Juegos ensombrecida por la pandemia
Japón agradece a los médicos en ceremonia de apertura de los Juegos ensombrecida por la pandemia   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Antoni Slodkowski, Elaine Lies y Kiyoshi Takenaka

TOKIO, 23 jul – Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio agradecieron el viernes a los trabajadores médicos en una ceremonia de apertura ensombrecida por el coronavirus, mientras atletas de todo el mundo desfilaron en un estadio casi vacío y con sus sonrisas ocultas tras las mascarillas.

La ceremonia, que suele ser un espectáculo repleto de estrellas y celebridades, se vio despojada de su brillo, con la asistencia de menos de 1.000 personas, estrictas normas de distanciamiento social y carteles que pedían a los espectadores “guardar silencio en el recinto”.

Los organizadores también enviaron un tradicional mensaje de paz mientras estrellas del pop cantaban el himno de John Lennon y Yoko Ono “Imagine”, y drones formaban el emblema olímpico en el cielo sobre el estadio, que se transformó luego en un globo terráqueo.

“Con el mundo en una situación difícil a causa de la pandemia de coronavirus, me gustaría presentar mis respetos y expresar mi gratitud a los trabajadores médicos y a todos aquellos que se esfuerzan cada día por superar las dificultades”, declaró la presidenta del comité organizador, Seiko Hashimoto.

La ceremonia llegó a su punto cúlmine con una fusión de teatro kabuki con su elaborado maquillaje y vestuario y una improvisación de piano de jazz, en un escenario con la forma del monte Fuji coronado por el pebetero de la llama olímpica, que al final del evento fue encendido por la tenista japonesa Naomi Osaka.

La mayoría de los países estuvieron representados por abanderados masculinos y femeninos, en un hecho inédito, pero no todos adoptaron medidas pandémicas. Los equipos de Kirguistán, Tayikistán y los abanderados de Pakistán desfilaron sin mascarilla, incumpliendo el protocolo.

Los miembros de la delegación canadiense llevaron parches del color del arco iris, símbolo de la comunidad LGBT, en sus chaquetas. Entre las figuras públicas presentes en el estadio destacaron la primera dama de Estados Unidos, Jill Biden, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

El juramento olímpico, recitado por los atletas al final del desfile, fue actualizado para los Juegos de Tokio, con los deportistas recitando por primera vez su compromiso con la inclusión, la igualdad y la no discriminación.

En el desfile de los equipos hubo un número pequeño de atletas en comparación con otras ceremonias, ya que muchos de ellos están volando a Japón justo antes de sus competiciones en medio de la pandemia.

UNACEREMONIAESPECIAL

Los Juegos se disputarán sin aficionados por los temores relativos al coronavirus. El video de apertura presentado en el estadio recapituló el camino de Japón hacia la cita deportiva y los retos a los que se ha enfrentado el mundo desde la elección de Tokio como sede en 2013.

También mostró las consecuencias de la irrupción del coronavirus, que obligó a la postergación de la cita y desencadenó una montaña rusa de incertidumbre y preparativos en aislamiento para los atletas.

Se guardó un momento de silencio “por todos los familiares y amigos que hemos perdido”, especialmente a causa del coronavirus, y se mencionaron los atletas israelíes asesinados en los Juegos de Múnich de 1972.

“Hoy es un momento de esperanza. Sí, es muy diferente de lo que todos nosotros imaginábamos. Pero por fin estamos aquí todos juntos”, dijo el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) Thomas Bach en el discurso de apertura. “Han luchado y perseverado, Nunca se rindieron. Hoy están haciendo realidad sus sueños olímpicos”.

La ceremonia estuvo marcada por las ausencias de altos cargos, entre ellos el exprimer ministro Shinzo Abe, que atrajo los Juegos a Tokio. Los principales patrocinadores también se mantuvieron al margen, lo que pone de manifiesto la fuerte oposición al evento en un Japón afectado por el COVID-19.

Cientos de manifestantes con pancartas en las que se leía “Vidas por encima de las Olimpiadas” protestaron alrededor del recinto al grito de “Paren las Olimpiadas”.

Sólo un tercio de la población de Japón ha recibido una dosis de las vacunas contra el COVID, lo que hace temer que los Juegos se conviertan en un acontecimiento de gran propagación de la enfermedad. Más de 100 personas relacionadas con la cita deportiva ya han dado positivo.