Última hora
This content is not available in your region

Aumentan los casos de COVID-19 en Australia, la policía advierte contra nuevas protestas

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Australia sees COVID-19 cases climb, police warn against protest repeat
Australia sees COVID-19 cases climb, police warn against protest repeat   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Renju Jose y Byron Kaye

SÍDNEY, 26 jul – El estado más poblado de Australia ha informado el lunes de un aumento de los nuevos casos de COVID-19 a pesar de la orden de permanecer en casa que dura ya semanas, mientras la policía ha prometido reprimir cualquier repetición de una protesta contra el confinamiento que acabó en violencia el fin de semana.

Nueva Gales del Sur, que ha tenido a más de 5 millones de personas en la ciudad de Sídney bajo confinamiento durante un mes, informó de 145 nuevos casos del virus, frente a los 141 del día anterior, mientras lucha por contener un brote de la variante delta, altamente contagiosa.

El estado también informó de dos nuevas muertes, un hombre y una mujer de más de 80 años, lo que eleva a 10 el número de víctimas mortales desde que comenzó el brote hace un mes y a 920 el total nacional desde el inicio de la pandemia.

Resulta especialmente preocupante que 51 de los recién diagnosticados estuvieran activos en la población antes de dar positivo, lo que aumenta el riesgo de transmisión. Las autoridades han dicho que quieren que esa cifra se acerque a cero antes de levantar el confinamiento más restrictivo de la pandemia en la ciudad en la fecha prevista del 30 de julio.

El fin de semana, miles de personas se manifestaron en una protesta contra el confinamiento que acabó en violencia en el centro de Sídney, un acontecimiento que el asesor principal de salud del estado, Kerry Chant, calificó de “preocupante”.

Mientras las imágenes y los vídeos de la protesta circulaban por las redes sociales, incluida una imagen de un hombre que aparentemente golpeaba la cabeza de un caballo de la policía, el comisario de la policía estatal, Mick Fuller, dijo que unas 10.000 personas habían llamado a la línea directa de la policía para denunciar a personas sospechosas de incumplir el confinamiento.