Última hora
This content is not available in your region

Tras un mal comienzo, el futuro de Simone Biles en los Juegos de Tokio es incierto

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Tras un mal comienzo, el futuro de Simone Biles en los Juegos de Tokio es incierto
Tras un mal comienzo, el futuro de Simone Biles en los Juegos de Tokio es incierto   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Steve Keating

TOKIO, 27 jul -El futuro de Simone Biles en los Juegos Olímpicos de Tokio quedó en entredicho el martes, después de que la gimnasta abandonara la final femenina por equipos tras un decepcionante salto y de que Estados Unidos cediera el oro a Rusia.

Tras una frustrante actuación que la llevó a abandonar la competencia de la tarde, Biles dijo que no estaba segura si competiría el jueves en la prueba general femenina, el all-around.

“Después de la actuación que tuve, no quería seguir adelante”, dijo Biles, luchando contra las lágrimas mientras se reunía con los medios de comunicación. “Vamos a ver qué pasa el jueves (…) solo intento prepararme para la próxima prueba”.

Fue un comienzo sorprendente de los Juegos Olímpicos para el equipo femenino estadounidense que no había sido derrotado en una gran competencia por equipos desde 2011 y esperaba dominar la final.

El evento dio un vuelco en un instante cuando Biles, la campeona mundial y olímpica del all-around, erró por completo en su salto inicial y obtuvo una baja puntuación de 13,766.

Eso significó un revés del que Estados Unidos nunca se recuperó, ya que Rusia, que compite como el Comité Olímpico Ruso (ROC) porque el país fue despojado de su bandera e himno por infracciones de dopaje, se adjudicó el título por equipos por primera vez desde los Juegos de Barcelona 1992.

Estados Unidos, ganador en 2012 y 2016, se tuvo que conformar con la plata y el Reino Unido con el bronce.

INDICIOS DE PROBLEMAS

Hubo indicios de que Biles tenía problemas para estar a la altura de su nivel antes del inicio de los Juegos. En los ensayos olímpicos de Estados Unidos en junio, se le escaparon las lágrimas cuando fue incapaz de asimilar una actuación decepcionante.

La presión por la búsqueda de medallas siguió creciendo en Tokio, y Biles publicó en redes sociales, después del poco inspirado esfuerzo de clasificación del domingo, que sentía que estaba cargando con el peso del mundo sobre sus hombros.

“No fue un día fácil ni mi mejor día, pero lo superé”, escribió Biles en Instagram. “A veces realmente siento que tengo el peso del mundo sobre mis hombros (…) los Juegos Olímpicos no son una broma”.

Hubo una avalancha instantánea de apoyo a Biles en las redes sociales. “Gratitud y apoyo es lo que se merece @Simone_Biles”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en Twitter.

Los seis oros en Tokio son ahora inalcanzables, pero Biles aún podría igualar el récord de nueve oros que ostenta la gimnasta rusa Larisa Latynina en tres Juegos Olímpicos: Melbourne 1956, Roma 1960 y Tokio 1964.

Biles igualmente insinuó que hay cosas más importantes que las medallas. “Ya no confío en mí misma”, dijo. “Intenté salir a la pista por el equipo y ellos dieron un paso al frente (…) tengo que centrarme en mi salud mental”.

A pesar de haber hecho un solo salto, Biles sumará una medalla de plata a las cinco que ganó en los Juegos de Río 2016, incluyendo cuatro oros. Pero su intento de convertirse en la mayor atleta olímpica de todos los tiempos con 10 oros se frustró.

PUNTUACIÓNDECEPCIONANTE

Su presentación no tuvo un gran comienzo, con una decepcionante puntuación en salto en la primera rotación. Las tres rusas que saltaron obtuvieron un puntaje mayor, al igual que sus compañeras de equipo de Estados Unidos.

Aturdida y al borde de las lágrimas, Biles se sentó abatida en una silla mientras sus entrenadores y compañeras la rodeaban antes de pasar a las barras asimétricas, quedando segunda a 1,067 puntos de sus rivales rusas.

Y pareció estar más decepcionada al abandonar la pista mientras sus compañeras de equipo calentaban en las barras asimétricas.

Los entrenadores y funcionarios repartidos por todo el Centro de Gimnasia Ariake empezaron a hablar cuando la campeona mundial y olímpica volvió a aparecer minutos más tarde poniéndose la ropa de calentamiento.

Aunque Biles abandonó el estadio sin saber si volvería, algunas de sus compañeras esperan verla el jueves.

“Esto es muy inusual para ella, pero si estás bajo mucha presión puede afectar a tu cuerpo”, dijo la japonesa Mai Murakami. “Creo que ha decidido proteger su cuerpo para esta semana, para el all-around y los aparatos”.