Última hora
This content is not available in your region

Cuba lamenta que la UE no denuncie "el genocida bloqueo de EEUU"

Access to the comments Comentarios
Por Ana LAZARO  & Aïda Sanchez Alonso
euronews_icons_loading
Cuba lamenta que la UE no denuncie "el genocida bloqueo de EEUU"
Derechos de autor  Mark Lennihan/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Aumentan las tensiones entre la Unión Europea y Cuba.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, ha emitido un duro comunicado mostrando la preocupación de Bruselas por la represión de las manifestaciones del 11 de julio celebradas en todo el país. También pide al gobierno cubano que respete los derechos humanos, libere a todos los manifestantes detenidos arbitrariamente y entable un diálogo inclusivo.

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, ha respondido de inmediato vía twitter rechazando enérgicamente la declaración y acusando al Alto Representante de la UE de no atreverse a mencionar por su nombre "el bloqueo genocida de Estados Unidos".

La investigadora del CIDOB, Anna Ayuso, cree que con este comunicado la UE trata de favorecer una apertura de las políticas cubanas y apunta a que "lo que ocurra en el futuro va a depender mucho de lo que haga el gobierno cubano". Aún así Ayuso descarta que "Europa vaya a romper las relaciones o a imponer sanciones contra el régimen pero sí que enfriará las relaciones si la respuesta del gobierno cubano es endurecer la politica de represion interna".

Ayuso asegura que esta es una "declaración muy medida" y que "de entrada no hay cambios" en la política europea respecto al régimen cubano. De hecho, señala que el comunicado emitido por la UE usa un lenguaje "bastante moderado teniendo en cuenta que hay, dentro de la UE, disensos entre los países". Ayuso explica que en el seno del bloque europeo la fragmentación se produce entre los países del Este y Grecia, que se ha unido al grupo en este caso, y el resto de países que han mantenido una posición más moderada.

Las manifestaciones de este verano en Cuba son las más importantes desde 1994 y, esta vez, no se han limitado a la capital, La Habana, sino que se han extendido a todo el país. Los ciudadanos piden cambios políticos, en medio de una dura crisis económica agravada por la pandemia.