Última hora
This content is not available in your region

¿Qué pasa en Cuba para que se haya dado una protesta histórica contra el Gobierno?

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual
Protesta en Cuba
Protesta en Cuba   -   Derechos de autor  Ismael Francisco/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

La espontaneidad de la protesta de este domingo en Cuba tiene una explicación que va más allá de las clásicas justificaciones del castrismo. Es verdad, según los expertos, que el bloqueo impuesto por Trump a las remesas está entre una de las razones que explican esta manifestación de malestar, pero hay muchos más factores que explican por qué ahora los cubanos han protagonizado una de las mayores protestas que ha vivido el país desde el año 1994 con el Maleconazo:

La escasez de alimentos y medicamentos

Las protestas en Cuba están impulsadas según los expertos por la desesperación económica de la población. "Sobre todo, desde que el Gobierno tuvo la idea de desdoblar la moneda", señala Laura Tedesco, profesora de estudios latinoamericanos de Saint Louis University en Madrid. "Sacó el peso convertible y eso ha hecho que muchos productos estén solamente en las tiendas de libre convertibilidad y no todos los cubanos tienen remesas, no todos los cubanos tienen acceso al dólar. Eso hace que muchísima gente no tenga acceso a lo que se vende en esas tiendas y que tengan que hacer horas y horas de cola para comprar pollo", apunta Tedesco.

Según el profesor de Gobierno en la Universidad Americana de Washington DC, William Leogrande:"Las sanciones impuestas por el presidente Trump han bloqueado las remesas de 3.500 millones de dólares anuales, y la pandemia ha cerrado la industria del turismo. Como resultado, el Gobierno no tiene las divisas que necesita para importar alimentos y medicinas, que ahora escasean".

Ramon Espinosa/AP
La policía se enfrenta y detiene a un manifestante antigubernamental durante la protestaRamon Espinosa/AP

Además, no solo no hay medicamentos para la COVID. "Casi no hay medicamentos para cualquier tipo de enfermedad que además son medicamentos que también están muy caros, los que lleva a una situación explosiva", aclara Laura Tedesco.

Para Leogrande "la respuesta inicial de Cuba a la pandemia fue muy eficaz. El cierre de la isla a los viajes, combinado con duras medidas de cuarentena y un cuidadoso rastreo de contactos, mantuvo el número de casos extremadamente bajo". Sin embargo, el intento de reabrir la isla para reactivar el turismo ha resultado contraproducente. "La variante del delta se ha extendido por la comunidad y el sistema sanitario, sumido en la pobreza, no puede gestionarla", apunta el profesor.

De hecho el país ha encadenado varios días de record de contagios y decesos. Una de las zonas más afectadas ha sido la de la provincia de Matanzas.

Ya no hay un hermano mayor que proteja a Cuba

Cuba siempre sobrevivió gracias a un gran hermano. Al principio quien le ayudaba era la Unión Soviética y luego Venezuela. "Hoy por hoy no tienen a nadie que les subvencione esa economía que es absolutamente ineficiente", según señala Tedesco. "Casi todos los países se han concentrado en sus problemas y Cuba en ese sentido se ha quedado muy sola, debido a que la situación en Venezuela es cada vez peor y las ayudas a Cuba han dejado de ser relevantes", añade la profesora de estudios latinoamericanos de Saint Louis University.

Ya no hay ningún Castro y el discurso es el mismo

El presidente Miguel Díaz-Canel instó a sus partidarios a salir a las calles listos para el "combate", como respuesta a las protestas. "La orden de combate está dada, a la calle los revolucionarios", exhortó el mandatario en una comparecencia televisiva especial. Según Laura Tedesco: "Siempre tienen este mismo discurso de que los que están en la calle son contrarrevolucionarios, que les pagan los EEUU, que si el embargo… La gente está muy cansada de ese discurso"

El último gran incidente de malestar social fue el Maleconazo de 1994, pero esta vez los acontecimientos se han desarrollado de forma muy diferente, según Tedesco: "En el 94 salió Fidel y bueno, les dijo tranquilícense y se fueron todos a casa, pero Díaz Canel tuvo otro discurso. Además, si Díaz Canel llega a ir a uno de esos lugares le tiran huevos... porque Díaz Canel no es carismático, no sabe hablar y no le eligió nadie. Le llaman 'el que le pusieron a dedo'. No es Castro, no es nieto ni sobrino ni nada"

"Hay malestar en el Gobierno porque tienen miedo porque ya no hay ningún Castro, porque la legitimidad del Gobierno es mínima porque tampoco tienen soluciones", apunta la profesora. Sin embargo, según William Leogrande sería exagerado decir que el Gobierno está perdiendo el control. "Las manifestaciones fueron pequeñas en comparación con lo que hemos visto en muchos otros países latinoamericanos en los últimos años. Dicho esto, será interesante ver si hay más manifestaciones después de éstas, y cómo reaccionará el Gobierno", dice William Leogrande.

Ahora hay redes sociales que prenden el motor del cambio

"En Cuba, las asociaciones voluntarias independientes no son legales, las redes sociales virtuales han ocupado su lugar", destaca William Leogrande. "Gracias a ellas, las personas que están enfadadas con el Gobierno pueden conectar con otras, sentirse menos aisladas y animarse a actuar", añade el profesor.

A finales de 2018 el Gobierno permitió que los cubanos tuvieran acceso a las redes sociales en sus teléfonos móviles. Según la profesora Tedesco, "eso fue un “error” del Gobierno porque los cubanos comenzaron a tener acceso a Twitter y a Facebook y ahí es cuando la información empezó a circular. Se comunican con la gente que está fuera y eso ha minado mucho el monopolio que tenía el Gobierno sobre la información, bueno, lo ha destruido."

Pero aún hay barreras

Hay muchas Cubas en Cuba. Si cualquiera sigue las redes sociales el cambio parece que está a la vuelta de la esquina. Mensajes como #SOSCuba o vídeos como el de Yotuel, uno de los protagonistas de esta protesta debido a su canción 'Patria o Vida' han ayudado a movilizar a la juventud. Sin embargo, no toda Cuba está dentro de Twitter: "Son los jóvenes los que están en las redes, pero en la generación de los que hoy tienen 50 años, hay mucha gente que apoya al Gobierno porque no hay otra alternativa", aclara Tedesco. Además, el Gobierno tiene a las fuerzas armadas que son las que tienen el poder económico más grande en Cuba. "Son las que manejan los hoteles, las que están relacionadas con la entrada de divisas o con el turismo y ese poder no lo van a soltar tan fácilmente", argumenta la profesora de estudios latinoamericanos de Saint Louis University.

¿Cuál será la respuesta del Gobierno a partir de ahora?

En las calles de La Habana las fuerzas de seguridad y brigadas de partidarios del Gobierno interceptaron las manifestaciones pacíficas que gritaban "libertad", produciéndose enfrentamientos violentos y arrestos. Sin embargo, los expertos no creen que vaya a haber una masacre. "Hay miedo, pero creemos que no habrá una masacre porque sería muy contraproducente. La relación con España quizás se vería perjudicada. El tema del turismo se vería perjudicado", según Tedesco.

En general, el Gobierno ha respondido con cautela a las protestas anteriores sobre los derechos de los animales, los derechos LGBTQ, etc. Según William Leogrande la policía también utilizó ayer una "fuerza limitada". "El Gobierno parece ser muy consciente de que una fuerte represión contra los manifestantes puede intensificar la confrontación y sacar a más gente a la calle. Sin embargo, no me sorprendería ver una ola de detenciones de disidentes conocidos que el Gobierno sospecha que están detrás de estas manifestaciones", concluye el profesor de Gobierno de la Universidad Americana de Washington DC.