Última hora
This content is not available in your region

Dolor y rabia en Beirut

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Dolor y rabia en Beirut
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Nunca pudieron imaginar Paul y Tracy Naggear que su hermoso piso con vistas al puerto de Beirut sería testigo de la muerte de su hija Alexandra, de 3 años, Lexou, como les gusta llamarla.

Ha pasado un año desde la explosión en el puerto de la capital libanesa , pero las heridas siguen siendo muy profundas y no pueden volver a su casa.

Rara vez van a su piso y se sientan para esta entrevista por primera vez en la misma sala de estar en la que Alexandra fue golpeada por la explosión, y perdió su vida.

Tracy Naggear: "Esta es la casa de Alexandra, los recuerdos están aquí, la vemos correr, la vemos llorar, la vemos... es su casa, así que..."

Sin embargo, Paul y Tracy encontraron refugio y fuerza en el apoyo que sintieron de sus compatriotas ... De la joven generación que intervino por su cuenta para ayudar a las familias cuando los partidos políticos y el gobierno les fallaron en todo momento.

Tracy recuerda que_"El 4 de agosto por la noche los voluntarios, las ONG empezaron a trabajar, a reparar los edificios, a reconstruir Beirut, y cuando miro hacia atrás y veo lo que han hecho estas ONG, no puedo marcharme sin más. Pensamos en irnos muchas veces y no lo hicimos porque la gente trabaja muy duro para hacer de este lugar un lugar mejor, de este país un país mejor; para recuperar este país. No puedo dejarlos que trabajen solos cuando yo fui la primera víctima de esta explosión"._

Paul y Tracy han sido la imágen más destacados de las familias de las víctimas que han convertido su dolor en acción política. Han liderado la búsqueda de verdad y justicia en contra del gobierno, al que acusan de ser totalmente incompetente en la gestión de la crisis desde la explosión. Para ellos, la lucha contra la clase dirigente no ha hecho más que empezar.

Paul piensa en voz alta:"Para conseguir justicia nos sería muy útil saber si todavía somos capaces de vivir en este país. Llegamos a la conclusión, Tracy y yo, de que no podremos irnos. Es o ellos o nosotros; la élite gobernante, no sus seguidores, que esa es una cuestión diferente. Pero no podemos vivir en un país en el que estos criminales siguen en el poder. Necesitamos la verdad, necesitamos justicia, necesitamos que rindan cuentas por el 4 de agosto, pero también necesitamos echarlos".

Algunos partidos políticos intentan distanciarse de la élite gobernante. Aseguran que ellos también buscan la verdad y la justicia pero muchos ciudadanos de a pie se muestran escépticos sobre sus intenciones.

Creen que lo único que buscan es votos para las próximas elecciones parlamentarias.

Fuentes adicionales • Narración: Enrique Barrueco con las voces de Isidro Murga y Carmen Menéndez