Última hora
This content is not available in your region

El incendio en la región de Atenas está controlado pero preocupa a las autoridades

Access to the comments Comentarios
Por Fay Doulgkeri
euronews_icons_loading
El incendio en la región de Atenas está controlado pero preocupa a las autoridades
Derechos de autor  LOUISA GOULIAMAKI/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

Evacuaciones, vegetación y propiedades calcinadas y más de medio millar de bomberos trabajando, además de voluntarios, fuerzas de seguridad y medios aéreos. Es lo que ha provocado el incendio que comenzó el martes a las afueras de Atenas.

El fuego ha sido el peor de los 81 que se han registrado desde el lunes en Grecia como consecuencia de una ola de calor que no se había visto en cuarenta años y que ha provocado temperaturas de más de 45 grados centígrados. Los indicios apuntan a que se inició por la explosión de un poste eléctrico que no aguantó la presión térmica.

Los bomberos redoblan sus esfuerzos para eliminar las últimas llamas que aún arden aquí en Varimpompi. Aunque el incendio está aparentemente controlado, siguen en alerta máxima porque existe el peligro de que resurja. Los bomberos afirman que las próximas horas serán cruciales y peligrosas debido a las altas temperaturas registradas en Grecia durante un largo periodo de tiempo.

A pesar de la intensidad de las llamas solo siete personas han tenido que ser atendidas por el momento con problemas respiratorios leves. El primer ministro griego presidió el miércoles una reunión de emergencia: "Nos enfrentamos a un incendio extremadamente difícil durante una ola de calor extrema. Estos son los incendios forestales más complicados de afrontar, especialmente cuando se producen en bosques cercanos a las ciudades. Es muy importante que hasta ahora, gracias a Dios, no se haya registrado ninguna pérdida de vidas y que el sistema de evacuación haya funcionado eficazmente."

El Observatorio Nacional de Atenas aconsejó el miércoles por la mañana a los residentes y visitantes de la zona que se pusieran mascarillas resistentes cuando se aventuraran a salir al exterior. El objetivo es que se protejan del espeso humo del incendio forestal del norte de la región que alberga la capital.