Última hora
This content is not available in your region

La vergonzosa historia de la esterilización forzada de las gitanas en Europa Central

Access to the comments Comentarios
Por David Hutt
Esta foto de 2006 muestra a Kristina Kotlarova, una de las 87 mujeres que han presentado denuncias contra su supuesta esterilización forzada en hospitales locales
Esta foto de 2006 muestra a Kristina Kotlarova, una de las 87 mujeres que han presentado denuncias contra su supuesta esterilización forzada en hospitales locales   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

En una votación histórica, los senadores de la República Checa han aprobado una ley que compensará a miles de mujeres gitanas que fueron esterilizadas ilegalmente por el Estado entre 1966 y 2012.

A partir de la década de 1960, el Gobierno comunista de la entonces Checoslovaquia promulgó una política oficial de esterilización de las mujeres de la comunidad gitana, a las que las autoridades calificaban de "culturalmente inferiores".

Documentos del Centro Europeo de Derechos de los Gitanos, una ONG, afirman que a menudo se entregaban a las mujeres gitanas formularios de aprobación para que los firmaran mientras se les practicaba una cesárea o cualquier otra intervención quirúrgica, y muchas firmaban sin saberlo el permiso para la esterilización.

En otras ocasiones, se les decía a las mujeres gitanas que les quitarían sus hijos si no aceptaban el procedimiento.

"Se trata de una flagrante violación de sus derechos, incluido el derecho a no sufrir tortura ni malos tratos, y de un capítulo vergonzoso de la historia del país", ha declarado Barbora Cernusakova, investigadora de Amnistía Internacional sobre la República Checa.

La decisión del Senado checo a finales de julio, añadió, "establecerá por fin una vía justa para las supervivientes de las esterilizaciones ilegales".

"Durante décadas, estas valientes mujeres han tenido que vivir con el trauma al que fueron sometidas a manos de las autoridades, pero nunca renunciaron a luchar por sus derechos", dijo.

Una vez promulgado el proyecto de ley de indemnizaciones, las víctimas tendrán tres semanas para presentar las pruebas de su reclamación para recibir una indemnización de unos 11.700 euros.

Esto cubrirá los casos de esterilización ilegal entre 1966 y 2012.

¿Cómo surgió la campaña de esterilización?

Según Helena Sadilkova, profesora adjunta de la Sección de Estudios Gitanos de la Universidad Carolina de Praga, la campaña de esterilización comenzó de forma un tanto paradójica.

A finales de la década de 1960, las autoridades comunistas de Checoslovaquia estaban cada vez más preocupadas por el descenso de las tasas de población, al igual que la mayoría de los Gobiernos comunistas del bloque oriental de la época.

La tasa de fecundidad en Checoslovaquia, compuesta por la actual República Checa y Eslovaquia, descendió de 2,20 entre 1960-1965 a 2,07 en 1968, según datos de la ONU.

Pero debido a los incentivos del Gobierno -principalmente los pagos en efectivo y la mejora de las prestaciones del estado socialista- la tasa de fertilidad alcanzó un máximo de 2,51 en 1977.

Al mismo tiempo, sin embargo, las autoridades creían que la tasa de natalidad entre la población gitana checoslovaca era alarmantemente alta, en comparación con la población general, dijo Sadilkova.

Durante décadas, si no siglos, la población gitana en tierras checas y eslovacas había sido "retratada como atrasada y problemática", añadió.

Durante la Primera República Checoslovaca, formada en 1918, se promulgaron leyes para regular sus movimientos y actividades.

Se calcula que el 90% de los gitanos checos murieron durante la "solución final de la cuestión gitana" cometida por la Alemania nazi y sus aliados. Se cree que entre 220.000 y 500.000 gitanos -o entre el 25% y el 50% de toda su población en Europa- murieron durante este Holocausto gitano, o "Porajmos", que se recuerda cada año el 2 de agosto.

Los comunistas checoslovacos, que llegaron al poder en 1948, aplicaron una política de integración forzosa, reubicando con frecuencia a los gitanos en urbanizaciones mal construidas en las afueras de las ciudades.

La urbanización de Chanov, cerca de la ciudad norteña de Most y construida por el Gobierno comunista en la década de 1970, es hoy un símbolo de la segregación social de las comunidades gitanas.

"El veneno por sí solo no es lo suficientemente fuerte para estas plagas" fue el lema con el que un partido local de extrema derecha de Most hizo campaña durante las últimas elecciones locales de 2018.

Durante un discurso público ese mismo año, el actual presidente checo, Milos Zeman, conocido por sus polémicas declaraciones alabó el antiguo sistema comunista de obligar a los gitanos a trabajar en empleos de baja categoría.

"La mayoría de ellos trabajaban como cavadores de zanjas, y si se negaban a trabajar, se les designaba como personas que no querían trabajar e iban a la cárcel", dijo Zeman. Y si el gitano se negaba a trabajar, "le daban una bofetada. Es un método muy humano que funcionaba la mayoría de las veces".

'Culturalmente inferiores'

En 1969, las Repúblicas Socialistas Checa y Eslovaquia se independizaron legislativamente, es decir, introdujeron sus propias leyes. Dos años después, el 17 de diciembre de 1971, la República Socialista Checa aprobó la Directiva nº 01/1972.

Entró en vigor un mes después y permitió a las autoridades locales y a los hospitales esterilizar a las mujeres gitanas y a los pacientes con discapacidades, aunque se cree que la esterilización ilegal de gitanos comenzó al menos en 1966.

Una investigación publicada en 2008 por Vera Sokolova, académica checa especializada en estudios de género, afirmó que las mujeres gitanas representaban el 36% de todas las esterilizaciones realizadas entre 1972 y la década de 1990, aunque la población gitana nunca ha constituido más del 2% de toda la población.

También en 1972, el Ministerio Federal de Trabajo y Asuntos Sociales de Checoslovaquia publicó un informe titulado "Atención a los ciudadanos socialmente inadaptados". Como las "desigualdades materiales" habían sido eliminadas por el socialismo y la población del país era "homogénea", argumentaba, cualquier "patología social" que quedara del antiguo régimen capitalista estaba siendo propagada por los "culturalmente inferiores".

"Lo que nunca se hizo explícito, porque se entendió implícitamente, fue que este análisis patologizaba a los gitanos", escribieron Gwendolyn Albert y Marek Szilvasi, investigadores que han pasado décadas documentando la campaña de esterilización checoslovaca, en un artículo de 2018 sobre la legislación del Gobierno.

Como resultado del pensamiento ideológico, las autoridades comunistas no podían explicar las privaciones crónicas que aún sufrían las comunidades gitanas en la década de 1970 como resultado de la riqueza o la desigualdad social, ya que el socialismo aparentemente había erradicado eso.

Así, según el informe gubernamental de 1972, la única respuesta para las autoridades comunistas era que la cultura gitana era la culpable de su situación. Para el Gobierno, eran "culturalmente inferiores".

En 1975, un destacado ginecólogo escribió en un influyente documento que la esterilización de las mujeres gitanas era importante por "razones socioeconómicas", ya que la compensación que el Estado pagaba a estas mujeres era menor que la que recibiría de los niños "genéticamente dañados".

Cuatro años más tarde, el Gobierno anunció un nuevo programa de incentivos económicos para las mujeres gitanas que aceptaran ser esterilizadas, como una forma de "controlar la población gitana altamente insalubre mediante la planificación familiar y la anticoncepción".

"Toda la campaña se basó en los estereotipos antigitanos, producidos durante el comunismo, pero también continuados desde épocas anteriores", dijo Sadilkova, añadiendo que esto hace que sea problemático considerar sólo a las autoridades comunistas como los "principales villanos".

Aunque fue el Gobierno comunista el que introdujo la legislación para la campaña de esterilización, comentó, fueron los expertos que participaron en la preparación de la idea, así como los administradores locales y el personal sanitario "quienes fueron los motores de la campaña". Se dirigieron "a las mujeres gitanas que tenían bajo su autoridad".

¿Cambió algo la caída del comunismo?

Es más, la práctica no terminó cuando cayó el comunismo en 1989. Cuatro años más tarde, justo antes de la desintegración de Checoslovaquia, se abolieron formalmente los decretos específicos sobre esterilización promulgados en la década de 1970.

Sin embargo, un estudio de 2015 presentado por el Centro Europeo de Derechos de los Gitanos a un comité de la ONU afirmaba que el último caso denunciado de esterilización ilegal de una mujer gitana en la República Checa fue en 2007.

En 2005, se produjo uno de los primeros juicios locales cuando una demandante gitana dijo que había sido esterilizada sin saberlo apenas cuatro años antes. El tribunal local le dio la razón, pero dictaminó que el hospital sólo tenía que pedir disculpas, no indemnizarla. La demandante recurrió en 2010 y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó que tenía razón. Meses después, las autoridades checas llegaron a un acuerdo extrajudicial y le concedieron unos 10.000 euros por daños y perjuicios.

La presunta continuación de la esterilización ilegal de las mujeres gitanas en los años 90 y 2000 refleja la continua discriminación que sienten las comunidades en la actualidad.

Las comunidades gitanas siguen enfrentándose a tasas de desempleo desproporcionadamente altas, acceso a viviendas precarias y escuelas segregadas en toda Europa Central. En algunas ciudades de Eslovaquia, se han construido muros físicos para segregar a las comunidades gitanas y no gitanas.

Una encuesta de Pew Research de 2017 descubrió que el 78% de los checos no estarían dispuestos a aceptar a una persona gitana como miembro de la familia, y el 53% dijo que no los aceptarían como ciudadanos del país.

La muerte de un hombre gitano en la República Checa el mes pasado, después de que la policía se arrodillara sobre su cuello durante varios minutos, llevó a los activistas gitanos a establecer paralelismos con el asesinato policial de George Floyd en Estados Unidos el año anterior.

El Estado checo no se disculpó oficialmente hasta 2009 por la campaña de esterilización forzada. Sin embargo, sólo unos años antes había negado estas acusaciones durante un debate en la ONU.

Las investigaciones del Defensor del Pueblo, Otakar Motejl, en 2005, habían afirmado que al menos 50 mujeres habían sido esterilizadas ilegalmente en las últimas décadas. Algunas estimaciones de grupos de defensa de los derechos de los gitanos sitúan el número en miles.

En 2006, el viceministro checo de Trabajo y Asuntos Sociales, Cestmir Sajda, dijo supuestamente a la asamblea: "Es falso. Exageran en todos los casos". El informe gubernamental presentado a la ONU sostenía que "en ninguno de los casos se confirmó la esterilización involuntaria".

Sin embargo, todo esto era de dominio público ya en la década de 1970. En 1977, decenas de activistas anticomunistas pusieron su nombre en la Carta 77 que pedía importantes reformas políticas. Uno de los principales firmantes fue el icono prodemocrático Vaclav Havel, que más tarde se convirtió en el primer presidente poscomunista.

El 14 de diciembre de 1978, los firmantes hicieron circular su vigésimo tercer documento de campaña: "Sobre la posición de los conciudadanos gitanos". En él se argumentaba que el consentimiento de las mujeres gitanas para la esterilización se había obtenido por medios "sospechosos".

"Las instituciones checoslovacas pronto tendrán que responder a las acusaciones de estar cometiendo un genocidio", afirmaba.

Cuarenta y tres años después, las víctimas de la esterilización forzosa acaban de recibir la noticia de que pueden ser indemnizadas.

Fuentes adicionales • Juan Carlos de Santos (versión en español)