Última hora
This content is not available in your region

Las restricciones de edad en la vacuna de AstraZeneca eliminan los casos de trombos

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Las restricciones de edad en la vacuna de AstraZeneca eliminan los casos de trombos
Las restricciones de edad en la vacuna de AstraZeneca eliminan los casos de trombos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

LONDRES, 11 ago – En las últimas semanas no se han registrado en el Reino Unido nuevos casos de trombos tras la inyección de COVID de AstraZeneca después de la decisión de no administrarlas a menores de 40 años, según informaron el miércoles científicos británicos.

La trombocitopenia inmunitaria y trombosis (VITT, por sus siglas en inglés) inducida por la vacuna es una combinación de coágulos y niveles bajos de plaquetas que se ha considerado como un efecto secundario poco frecuente de las vacunas COVID de vector viral fabricadas por AstraZeneca y Johnson & Johnson.

La mayor incidencia de este efecto secundario en personas jóvenes ha llevado a muchos países a restringir la edad de la vacuna de AstraZeneca.

Alrededor del 85% de las personas que sufrieron trombos tras la inyección de COVID-19 de AstraZeneca en el Reino Unido tenían menos de 60 años, a pesar de que la mayoría de las inyecciones se administraron a personas mayores, según el estudio.

El estudio reveló que en los menores de 50 años la incidencia era de alrededor de 1 por cada 50.000, en línea con las estimaciones anteriores, y los expertos dijeron que el estudio reforzaba la comprensión previa del cálculo de riesgo y beneficio de la vacunación.

Sue Pavord, hematóloga consultora de los Hospitales Universitarios de Oxford que dirigió la investigación, dijo que la afección solía afectar a personas jóvenes que, por lo demás, estaban sanas, y era especialmente peligroso si provocaba una hemorragia cerebral.

Sin embargo, Pavord añadió que el pico inicial de casos de este efecto secundario había disminuido como resultado de la decisión del Reino Unido de ofrecer a los menores de 40 años vacunas alternativas en mayo.

“No hemos visto nuevos casos en las últimas cuatro semanas, más o menos, y esto ha sido un gran alivio”, dijo a los periodistas.

La enfermedad tenía una tasa de mortalidad general del 23%, pero ésta se elevaba al 73% en los casos de trombos en el cerebro, conocidos como trombosis del seno venoso cerebral (TSVC), aunque tratamientos como el intercambio de plasma sanguíneo aumentaban la tasa de supervivencia de los casos graves hasta el 90%.

Los investigadores esperan que el estudio sirviera de base para la estrategia de vacunación, pero subrayan la importancia de vacunarse, sobre todo teniendo en cuenta las tasas mucho más elevadas de otros tipos de trombos en los pacientes gravemente enfermos de COVID-19.

El trabajo se publicó en la revista New England Journal of Medicine.

De los 294 casos posibles analizados, 220 resultaron ser casos definitivos o posibles de VITT, todos los cuales se dieron tras la vacuna de AstraZeneca en lugar de la de Pfizer.

Se detectaron múltiples trombos en alrededor de un tercio de los casos, y casi todos los hospitalizados con la enfermedad la experimentaron entre cinco y 30 días después de la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca.

La vacuna de una sola dosis de J&J no se está utilizando en el Reino Unido.