Última hora
This content is not available in your region

Afganistán | Las mujeres periodistas temen por su futuro: 'Lloro con todo el dolor de mi corazón'

Access to the comments Comentarios
Por Lauren Chadwick
Una mujer afgana desplazada
Una mujer afgana desplazada   -   Derechos de autor  Rahmat Gul/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Muchas mujeres periodistas se escondieron después de que se les dijera que volvieran a casa cuando Kabul fue tomada por el grupo armado.

"Estoy muy, muy triste, lloro con todo el dolor de mi corazón por las mujeres afganas", dijo una periodista a Euronews, hablando de forma anónima porque teme por su seguridad.

"Las mujeres afganas no serán libres", afirmó, subrayando que, bajo los talibanes, las mujeres no podrán trabajar ni recibir educación.

"Los talibanes apedrearán a las mujeres, a los periodistas y a los activistas civiles", aseveró.

Una joven periodista declaró el martes que no podía dejar de trabajar porque había trabajado mucho para poder estudiar. Decidió arriesgarse a ir a la oficina.

"Me puse un vestido largo, un gran pañuelo y una mascarilla. Le pedí a mi hermano que me llevara a la oficina. [De camino a la oficina, estaba con mucho miedo. Sólo caminaba", dijo a Euronews.

Describió el momento en que se enteró de que los talibanes habían tomado Kabul, afirmando que su madre la llamó llorando y preguntando cómo llegaría su hija a casa.

"Es una pesadilla tremenda. No puedo creer que después de esto acabara en la cárcel. Tengo que llevar un vestido largo y un hijab", explicó. "Lo siento por mi pueblo, especialmente por las mujeres. Son inocentes".

La primera mujer vicepresidenta del Parlamento de Afganistán, Fawzia Koofi, dijo el lunes que las calles de Kabul estaban vacías: "La historia se repite muy rápidamente".

Los residentes de Kabul contaron a Euronews que se veían pocas mujeres en las calles después de que los talibanes tomaran el poder. Los bancos han cerrado, así que no hay acceso a dinero en efectivo, y la gente tampoco puede conseguir alimentos.

También hubo escenas de desesperación cuando los afganos trataron de huir del país.

Los vídeos publicados en las redes sociales mostraban a la gente corriendo hacia el aeropuerto e intentando subir a los vuelos de evacuación. Los países occidentales han evacuado sus embajadas, pero muchos periodistas afganos no tienen la posibilidad de irse y temen represalias.

En una carta abierta al Gobierno alemán, las empresas de comunicación alemanas escribieron el domingo que los periodistas deben ser evacuados del país porque se enfrentan a represalias por su trabajo.

"Los editores, las redacciones, las emisoras y los medios de comunicación alemanes... piden que se establezca un programa de emergencia de visados para los empleados afganos de los medios de comunicación alemanes", decía la carta.

Las organizaciones afirmaron que la carta era un "grito de ayuda", ya que los ciudadanos afganos fueron fundamentales para su cobertura del país durante los últimos 20 años.

"La vida en Kabul se ha vuelto extremadamente arriesgada para los empleados de los medios de comunicación internacionales. Tras la retirada de las tropas internacionales, incluidas las alemanas, crece la preocupación de que los talibanes cometan actos de venganza contra nuestros empleados", añadía la carta publicada por los medios de comunicación alemanes.

Una periodista afgana declaró a Euronews que temía que los afganos fueran asesinados, afirmando que "los talibanes los odian porque son símbolos de los [últimos] veinte años en Afganistán".

Bajo el régimen talibán, las mujeres y las niñas tenían prohibido ir a la escuela y trabajar. No se les permitía salir de casa sin un hombre ni mostrar la piel, y los castigos por incumplimiento eran duros.

Una situación que evoluciona rápidamente

Una periodista que dijo temer por su vida contó a Euronews que se enteró de que los talibanes estaban en Kabul al intentar sacar dinero después del trabajo.

El cambista le dijo: "Tiene que irse a casa, han venido los talibanes", contó a Euronews. Le dijeron que no podía estar fuera porque no estaba con un hombre y no llevaba burka.

"Los coches volvieron del puente Kote Sangi en Kabul. Decían que venían los talibanes. Todo el mundo huía. Volví a casa", dijo.

Otra periodista, que hace un mes fue a Irán a por medicamentos con su hijo de 10 años, dijo que no sabía qué hacer y se sentía "desesperada".

"Me siento realmente desesperada... hemos perdido todo lo que hemos conseguido en estos 20 años en un abrir y cerrar de ojos. Nadie puede imaginarlo", dijo a Euronews. Contó que no ha podido llegar a su casa en Afganistán.

"No tengo nada, ni dinero, ni casa, ni trabajo, nada", señaló. "Estoy preocupada por mi país".

Fuentes adicionales • Juan Carlos de Santos (versión en español)