Última hora
This content is not available in your region

Última visita de Merkel a Putin en medio de la crisis afgana

Access to the comments Comentarios
Por euronews
euronews_icons_loading
Última visita de Merkel a Putin en medio de la crisis afgana
Derechos de autor  Markus Schreiber/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Angela Merkel será recibida hoy por Vladimir Putin en Moscú en plena crisis afgana antes de dejar su cargo en otoño.

La canciller alemana viajará el domingo a Ucrania para entrevistarse con el Presidente Volodymyr Zelensky.

Para Merkel y Putin, dos veteranos de la escena internacional, este encuentro cierra una relación que comenzó en 2005, cuando la canciller tomó las riendas de Alemania. La reunión terminó con la constatación del fracaso de una de sus prioridades: los esfuerzos por resolver el conflicto entre Rusia y Ucrania, que se han estancado.

La dirigente alemana, que domina el ruso al haber crecido en la Alemania del Este , se encuentra en su vigésima visita oficial a Rusia.

MIKHAIL METZEL/AP
La perra labrador de Putin Conny se pasea ante las cámaras durante el encuentro del presidente ruso y la canciller Merkel en 2007MIKHAIL METZEL/AP

El labrador de Putin

Al igual que hiciera el pasado julio en Washington, la canciller de 67 años se despide en Moscú antes de retirarse de la escena política después de las elecciones parlamentarias alemanas del 26 de septiembre.

Si el encuentro entre la Sra. Merkel y Joe Biden a mediados de julio se vio ensombrecido por las inundaciones en Alemania, esta vez es la crisis afgana la que ha irrumpido en la agenda.

La conferencia de prensa programada después de su reunión en el Kremlin debería dar a los dos líderes la oportunidad de hablar públicamente sobre la vuelta al poder de los talibanes, que señala el fracaso de Occidente y la OTAN en ese país.

Merkel calificó la situación de "amarga, dramática y terrible". El jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, se congratuló el martes de las señales "positivas" enviadas por los talibanes en materia de libertad de opinión.

El expediente afgano podría constituir así un nuevo tema de fricción entre la señora Merkel y el señor Putin, dos animales políticos que alternan relaciones frías y calientes.

En 2007, durante las conversaciones en Sochi, Vladimir Putin dejó entrar repentinamente a su labrador, lo que provocó el desconcierto de Angela Merkel, conocida por su recelo hacia los perros.

Los dos líderes comparten un profundo conocimiento de la antigua Alemania Oriental comunista. Merkel creció allí y Putin sirvió en el KGB en Dresde en los años 80. Un hilo conductor que no siempre ha sido suficiente para suavizar las relaciones entre Moscú y Berlín.

Zombie político

La lista de disputas entre ambos países va desde el supuesto control de Rusia sobre parte de Ucrania hasta el espionaje y los ciberataques a Alemania.

Simbólicamente, la visita de Merkel a Moscú se produce también un año después del envenenamiento del político opositor Alexei Navalny, que Alemania atribuyó a los servicios rusos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso emitió un airado comunicado en el que daba la bienvenida a Merkel, acusando a Berlín y a sus aliados en el caso de una "provocación planificada para desacreditar a Rusia".

El líder de la oposición escribió un artículo de opinión desde la cárcel, publicado el viernes en varios periódicos europeos, en el que pedía a los líderes mundiales que lucharan contra la corrupción y acusaba al presidente ruso de cometer infracciones.

A pesar de este contexto, la canciller alemana abogó en mayo, sin éxito, por la reanudación de los contactos directos entre la Unión Europea y Rusia.

Alemania sigue siendo uno de los principales inversores occidentales en Rusia, con la que pretende completar pronto el disputado proyecto de gasoducto Nord Stream 2.

El oleoducto que unirá a ambos países, cuya entrada en funcionamiento estaba prevista para principios de 2020, ha sufrido un gran retraso debido a la oposición de muchos países europeos y a la amenaza de sanciones estadounidenses.

Pero Estados Unidos finalmente dio marcha atrás en mayo en la imposición de sanciones, para no afectar a los lazos con Alemania.

Antes de la visita de Merkel a Kiev el domingo, Ucrania también "probablemente estará en la agenda de las conversaciones, porque a Angela Merkel no le gustaría irse dejando a todo el mundo en la creencia" de que el proceso de paz que promovió allí se ha "convertido en un zombi político", dijo Fyodor Lukyanov, editor en jefe de la revista Russia in Global affairs, a la agencia AFP.