Última hora
This content is not available in your region

Europa se prepara para la tercera dosis contra la COVID-19 contra el criterio de la OMS

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro  & Euronews con Agencia Efe
euronews_icons_loading
Foto de ilustración
Foto de ilustración   -   Derechos de autor  AP / Robert F. Bukaty (Archivo).
Tamaño de texto Aa Aa

Hungría avanza con la administración de la tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19. A principios del mes de agosto, el país se convirtió en el primer miembro de la Unión Europea (UE) en permitir a sus habitantes apuntarse para recibir la dosis de refuerzo. Hasta el momento más de 187 000 personas han recibido un tercer pinchazo.

A partir de septiembre, Francia dice que cinco millones de personas vulnerables podrán recibir la dosis de refuerzo. Pero a medida que aumenta la lista de países, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pide una moratoria de dos meses en la administración de la tercera dosis.

"En lugar de proceder con las dosis refuerzo, es mejor compartir esas dosis con otros países para que estos puedan aumentar el número de personas vacunadas con la primera o segunda dosis, aumentar la inmunización y luego comenzar con el resfuerzo. Por eso pedimos una moratoria de dos meses para la tercera dosis", declaró Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

En Serbia, aumentan los contagios y las hospitalizaciones. Los expertos afirman que las celebraciones y vacaciones de verano hacen aumentar las cifras, además de la escasez de vacunas que sufre el país.

EEUU aprueba totalmente la vacuna Pfizer

En Estados Unidos, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, en inglés) ha dado finalmente la aprobación completa a la vacuna de Pfizer contra la Covid-19. Durante meses se ha utilizado con una aprobación de emergencia. Se considera una decisión histórica que permitirá a los principales empleadores y universidades del país imponer la vacuna.

Con más del 70 % de la población adulta con una dosis de la vacuna, se espera que la aprobación formal también estimule un aumento de la aceptación del fármaco entre los sectores de la población, especialmente en los estados liderados por los republicanos, que hasta ahora se resistían a los consejos del Gobierno.