This content is not available in your region

La posible nueva política talibán: menos terrorismo y más socios poderosos

Access to the comments Comentarios
Por Alberto De Filippis  & Euronews en español
euronews_icons_loading
Un grupo de talibanes llega al aeropuerto de Kabul el 31 de agosto de 2021
Un grupo de talibanes llega al aeropuerto de Kabul el 31 de agosto de 2021   -   Derechos de autor  Khwaja Tawfiq Sediqi/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

La actual situación en Afganistán ha provocado una llegada masiva de refugiados a Europa y para algunos la pregunta es inevitable: ¿Existe riesgo de sufrir nuevos atentados terroristas? ¿Pueden los talibanes pueden convertir un país como Italia en un refugio para el terrorismo islámico internacional?

Euronews ha podido hablar de esta cuestión con el analista geopolítico y director de difesaonline.itAndrea Cucco, cuya opinión al respecto es clara: "Los talibanes no pueden ser tan estúpidos como para consentir o exportar oficial o extraoficialmente el terrorismo internacional", dice Cucco. "Los talibanes, Al Qaeda o Estado Islámico son realidades extremadamente diferentes, y a menudo son apoyados por países muy diferentes y a veces insospechados".

La riqueza en materias primas de Afganistán ha llegado a atraer los intereses de China, pero está por ver, como recuerda Cucco, de qué manera interviene el gigante asiático en el país de los talibanes.

Lee: Afganistán, 20 años después Estados Unidos se va tras pactar con los talibanes

Patada hacia adelante de la UE ante la crisis en Afganistán

"China es ya hoy por hoy una referencia para los talibanes", confirma el analista. "Hace unas semanas hubo una reunión oficial en Pekín entre ambas partes. Esto convierte a China en el nuevo actor principal en la zona. Queda por ver si los chinos cometen el mismo error que los británicos, los rusos y los estadounidenses. Es decir, si Pekín enviará soldados a Afganistán y pagará las consecuencias como todos los demás".

La política exterior de los talibanes podría ser calificada de cínica, mientras dentro de Afganistán se muestran del todo intransigentes. La música ya ha quedado prohibida y ha sido impuesta la sharía o ley islámica. Una vez más, es el pueblo afgano el que se sacrifica por los intereses internacionales de su régimen.