Última hora
This content is not available in your region

Con el aeropuerto cerrado, afganos temerosos se precipitan hacia la frontera

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Con el aeropuerto cerrado, afganos temerosos se precipitan hacia la frontera
Con el aeropuerto cerrado, afganos temerosos se precipitan hacia la frontera   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

1 sep – Las multitudes que buscaban huir de Afganistán se concentraron en sus fronteras mientras se formaban largas colas en los bancos el miércoles, ya que el vacío administrativo tras la toma del poder por los talibanes dejó a los donantes extranjeros sin saber cómo responder a una crisis humanitaria inminente.

La milicia islamista se centró en mantener en funcionamiento los bancos, los hospitales y la maquinaria gubernamental, después de que la retirada definitiva de las fuerzas estadounidenses, el lunes, pusiera fin a un masivo puente aéreo de afganos que habían ayudado a las naciones occidentales durante los 20 años de guerra.

Con el aeropuerto de Kabul sin poder operar, los esfuerzos privados para ayudar a los afganos, temerosos de las represalias de los talibanes, se centran en organizar el paso seguro a través de las fronteras de la nación sin salida al mar con Irán, Pakistán y los estados de Asia Central. 

En Torkham, uno de los principales pasos fronterizos con Pakistán, al este del paso de Khyber, un responsable pakistaní dijo: “Un gran número de personas está esperando en el lado afgano la apertura del paso”.

Miles de personas también acudieron al puesto fronterizo de Islam Qala, entre Afganistán e Irán, según los testigos.

“Tuve la sensación de que estar entre las fuerzas de seguridad iraníes ha supuesto cierta tranquilidad para los afganos al entrar en Irán, en comparación con el pasado”, dijo un afgano que formaba parte de un grupo de ocho personas que cruzaron a Irán.

Más de 123.000 personas fueron evacuadas de Kabul en el puente aéreo liderado por Estados Unidos después de que los talibanes tomaran la ciudad a mediados de agosto, pero decenas de miles de afganos en peligro se quedaron atrás.

Alemania calcula que entre 10.000 y 40.000 afganos que aún trabajan para organizaciones de desarrollo en Afganistán tienen derecho a ser evacuados a Alemania si se sienten en peligro.

En una resolución del lunes, el Consejo de Seguridad de la ONU instó a los talibanes a permitir el paso seguro de los que quieran salir de Afganistán, pero no mencionó la creación de una zona segura, medida respaldada por Francia y otros países.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, dijo que los talibanes estaban negociando con Qatar y Turquía sobre la gestión del aeropuerto de la capital.

Los talibanes han declarado una amnistía para todos los afganos que colaboraron con las fuerzas extranjeras durante la guerra que los expulsó del poder en 2001 por negarse a entregar al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, tras los atentados del 11 de septiembre contra Estados Unidos.

Los líderes talibanes también han pedido a los afganos que vuelvan a casa y ayuden a la reconstrucción, al tiempo que han prometido proteger los derechos humanos, en un aparente intento de presentar una imagen más moderada que su primer régimen, conocido por su brutal aplicación de la ley islámica radical.

La milicia hizo promesas similares cuando tomó el poder en 1996, sólo para colgar públicamente a un expresidente, prohibir a las mujeres la educación y el empleo, imponer estrictos códigos de vestimenta y adoptar un enfoque punitivo con la población de Kabul.

Una mujer dijo que vio a combatientes talibanes golpeando a mujeres con palos fuera de un banco en la capital afgana el martes.

“Es la primera vez que veo algo así y me asustó mucho”, dijo la joven de 22 años, bajo condición de anonimato, porque temía por su seguridad.

TODAVÍASINNUEVOGOBIERNO

Los talibanes aún no han nombrado un nuevo Gobierno ni han revelado cómo pretenden gobernar, a diferencia de lo ocurrido en 1996, cuando los insurgentes formaron un consejo de liderazgo a las pocas horas de tomar la capital.

El ministro de Asuntos Exteriores del vecino Pakistán, que mantiene estrechos vínculos con los talibanes, dijo el martes que esperaba que Afganistán tuviera un nuevo “Gobierno de consenso” en pocos días.

Ante la ausencia de un Gobierno en Kabul, el Reino Unido y la India mantuvieron conversaciones por separado con representantes de los talibanes en Doha, en medio del temor de que hasta medio millón de afganos puedan huir de su país a finales de año. 

Washington dijo que utilizaría su enorme influencia, incluido el acceso al mercado mundial, sobre los talibanes en su intento de sacar a los estadounidenses y aliados restantes de Afganistán tras la retirada del ejército estadounidense.

Estados Unidos emitió la semana pasada un permiso que le autoriza a él y a sus socios a seguir facilitando ayuda humanitaria en Afganistán a pesar de que los talibanes están en la lista negra de Washington, según declaró a Reuters un agente del Departamento del Tesoro.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo que Estados Unidos estaba preocupado por la amenaza que supone el ISIS-K, la rama del Estado Islámico basada en Afganistán que reivindicó el jueves un atentado suicida en las afueras del aeropuerto de Kabul en el que murieron 13 miembros del servicio estadounidense y decenas de civiles afganos.

El ISIS-K es un enemigo de Occidente y de los talibanes, que también se enfrentan a la resistencia armada de los grupos de la oposición, incluidos los restos del ejército afgano. Al menos siete combatientes talibanes murieron en enfrentamientos con rebeldes antitalibanes en el valle de Panjshir, al norte de la capital, el lunes por la noche, dijeron dos rebeldes. 

Estados Unidos no ha descartado ataques militares contra el ISIS en Afganistán, pero el presidente Joe Biden dijo el martes que los días de formación de la nación a través de la fuerza militar habían terminado.

Biden describió la caótica salida como un éxito logístico que habría sido igual de desordenado incluso si se hubiera lanzado semanas antes, mientras que la permanencia habría requerido más tropas estadounidenses.

“Esta decisión sobre Afganistán no es sólo sobre Afganistán”, dijo. “Se trata de poner fin a una era de grandes operaciones militares para rehacer otros países”.