Última hora
This content is not available in your region

¿Lanzamiento al espacio? No tan rápido. Las aseguradoras podrían dejar de cubrir

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Launching into space? Not so fast. Insurers balk at new coverage
Launching into space? Not so fast. Insurers balk at new coverage   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Noor Zainab Hussain y Carolyn Cohn

1 sep – Una cantidad cada vez mayor de basura espacial amenaza a los satélites que giran en torno a la Tierra, lo que hace que las aseguradoras se lo estén pensando antes de ofrecer cobertura a los dispositivos que transmiten textos, mapas, vídeos y datos científicos, según fuentes del sector.

Se están lanzando miles de nuevos satélites en zonas en las que la basura espacial se ha ido acumulando desde las primeras misiones espaciales, hace ya casi 65 años. El aumento de los riesgos de colisión ha llevado a las pocas aseguradoras que ofrecen cobertura para satélites a echarse atrás o a salir de este mercado, según ejecutivos y analistas.

“Se trata de un verdadero problema para los seguros”, dijo Richard Parker, cofundador de Assure Space, una unidad de AmTrust Financial.

Hace más de un año, la empresa dejó de ofrecer seguros para naves espaciales en la órbita terrestre baja (LEO, por sus siglas en inglés), donde operan la mayoría de los satélites. Las pocas pólizas que ha vendido desde entonces excluyen los daños por colisión.

“Es posible que empiece a ser difícil conseguir ese tipo de cobertura en un futuro próximo, a medida que más aseguradoras se den cuenta de que se trata de un riesgo importante que no podemos ni siquiera asimilar”, dijo Parker a Reuters.

Hay 8.055 satélites circulando por las órbitas terrestres, de los cuales el 42% están inactivos, según Seradata, que realiza un seguimiento de las estadísticas. La mayoría opera en la LEO, que se extiende 2.000 kilómetros más allá de la Tierra.

El número de satélites activos ha aumentado un 68% con respecto a hace un año y más de un 200% con respecto a hace cinco años.

Gran parte de la nueva actividad procede de SpaceX, la empresa del multimillonario Elon Musk, que está ampliando su red de banda ancha Starlink. 

SpaceX no respondió a las solicitudes de comentarios. Como empresa privada, no revela si sus satélites están asegurados.

Otras grandes empresas, como Google, Apple y Amazon, también dependen de los satélites para transmitir datos, al igual que los proveedores de telecomunicaciones, las agencias gubernamentales y las universidades que trabajan en la investigación espacial, dijeron las fuentes de seguros.

La cobertura espacial ha sido un nicho lucrativo para las aseguradoras, que ingresaron 475 millones de dólares en primas brutas para cubrir satélites, cohetes y vuelos espaciales no tripulados el año pasado y pagaron sólo 425 millones de dólares en pérdidas, según Seradata.

Las primas espaciales son entre 10 y 20 veces superiores a las de la aviación, dijo Peter Elson, director general del corredor de seguros Gallagher Aerospace.

“Este es un negocio arriesgado para empezar”, dijo.

BASURA EN EL ESPACIO

El dilema de los seguros pone de relieve un problema mayor: nadie está limpiando la basura que hay en el espacio.

Las agencias gubernamentales rastrean miles de residuos, como los que se encuentran en la “órbita cementerio”, donde los viejos satélites de la órbita geoestacionaria (GEO) son enviados a morir con sus últimos restos de combustible, a 36.000 kilómetros en el espacio.

Los satélites LEO son mucho más pequeños que los GEO. Suelen tener el tamaño de un frigorífico pequeño y necesitan una cobertura de entre 500.000 y 1 millón de dólares, muy por debajo de los 200 a 300 millones de dólares de los que están situados en la órbita geoestacionaria, según los expertos del sector.

Históricamente, las pólizas han protegido a los aparatos contra pérdidas, fallos o daños desde el lanzamiento hasta que se ponen en órbita, pero no contra las pérdidas de ingresos derivadas de averías. Los operadores podrían añadir una cobertura de responsabilidad civil en caso de que un satélite dañe a otro o vuelva a entrar en la atmósfera de forma que cause daños o lesiones sobre el terreno.

Alrededor de la mitad de los nuevos lanzamientos de satélites cuentan ya con un seguro, según Denis Bousquet, ejecutivo de la división espacial de AXA XL. Fuentes del sector prevén que más pólizas excluyan la cobertura de colisión y que menos satélites tengan seguro.

“Las concentraciones de residuos y el creciente número de satélites que se despliegan aumentan el potencial de colisión”, dijo Charles Wetton, director de suscripción de pólizas espaciales de la aseguradora Global Aerospace.

CEMENTERIO DE BASURA

Según Seradata, en la última década sólo 11 naves espaciales han sufrido un fallo parcial o total debido a supuestos impactos de residuos, lo que hace que las preocupaciones de las aseguradoras sean en gran medida teóricas, por ahora.

Sin embargo, dado que las aseguradoras calculan los riesgos durante el periodo de vigencia de las pólizas actuales y futuras, los suscriptores de pólizas espaciales se preocupan por los escenarios catastróficos de los próximos años.

Wetton citó la posibilidad de un “efecto Kessler”, llamado así por el experto en basura espacial de la NASA Don Kessler, que desarrolló la teoría en 1978. Prevé que la LEO se abarrote tanto que se genere una cascada de colisiones.

No hay indicios de que esta situación sea inminente, pero dejaría órbitas enteras sin cobertura de seguro, dijo Wetton.

Parker, de Assure Space, está convencido de que se producirá una colisión importante en los próximos tres años, lo que hará casi imposible obtener un seguro.

Es posible que entren en el mercado nuevas aseguradoras para aliviar las tensiones entre la oferta y la demanda. Hasta entonces, los expertos del sector afirman que las empresas, las universidades y los organismos públicos probablemente asumirán una mayor responsabilidad financiera.

También es posible que sean los contribuyentes los que acaben pagando con mayor frecuencia.

En junio, el Banco de Exportación e Importación de Estados Unidos (EXIM) aprobó una subvención de 80,7 millones de dólares para un lanzamiento de SpaceX, así como un seguro de lanzamiento y puesta en órbita para la red de comunicaciones española Hispasat SA.

“La disponibilidad de la subvención del EXIM permite a SpaceX y a otros exportadores estadounidenses seguir siendo competitivos”, declaró el vicepresidente primero en funciones y vicepresidente del EXIM, James Cruse.