Última hora
This content is not available in your region

La UE condiciona las ayudas a que los talibanes garanticen los derechos y la seguridad

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La UE condiciona las ayudas a que los talibanes garanticen los derechos y la seguridad
La UE condiciona las ayudas a que los talibanes garanticen los derechos y la seguridad   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

BRDO, Eslovenia, 3 sep – La Unión Europea está dispuesta a colaborar con el nuevo Gobierno talibán en Kabul, pero el grupo islamista debe respetar los derechos humanos, incluidos los de las mujeres, y no permitir que Afganistán se convierta en una base para el terrorismo, declaró el viernes el responsable de la política exterior del bloque.

“Para apoyar a la población afgana, tendremos que comprometernos con el nuevo Gobierno de Afganistán”, dijo Josep Borrell durante una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la UE celebrada en Eslovenia.

Sin embargo, el nivel de cooperación dependerá de la voluntad de los talibanes de cumplir ciertas condiciones, dijo. Esto tampoco significa el reconocimiento formal de los talibanes.

Borrell dijo que el nuevo Gobierno debe evitar que el país se convierta de nuevo en un caldo de cultivo para los militantes islamistas, como lo fue durante la anterior etapa de los talibanes en el poder. También debe respetar los derechos humanos, el Estado de derecho y la libertad de los medios de comunicación.

También debe establecer un Gobierno de transición mediante negociaciones entre las fuerzas políticas del país, dijo Borrell.

“Es un compromiso operativo, y este compromiso operativo aumentará en función del comportamiento de este gobierno”, dijo a los periodistas.

Los talibanes, cuyo gobierno de 1996 a 2001 se caracterizó por la represión y la estricta ley islámica que limitaba los derechos de las mujeres, aún no han nombrado un Gobierno, más de dos semanas desde que volvieran a tomar el poder tras el colapso del Gobierno afgano respaldado por Occidente y el fin de la misión internacional de 20 años en el país.

Muchos afganos, así como Estados y donantes extranjeros, temen que se vuelva a ese tipo de gobierno.

Borrell dijo que el nuevo Gobierno de Kabul también debe conceder libre acceso a la ayuda humanitaria, respetando los procedimientos y condiciones de la UE para su entrega.

“Aumentaremos la ayuda humanitaria, pero los valoraremos en función del acceso que proporcionen”, dijo Borrell.

Las organizaciones de ayuda han advertido que Afganistán se enfrenta a una catástrofe humanitaria en medio de una crisis económica provocada por el conflicto, la sequía y la pandemia de COVID-19. Unos 18 millones de afganos aproximadamente la mitad de la población del país necesitan ya ayuda humanitaria, según los expertos de la UE.

La UE pretende coordinar sus contactos con los talibanes a través de una presencia conjunta de la UE en Kabul para supervisar las evacuaciones y garantizar que el nuevo Gobierno afgano cumpla sus compromisos, si las condiciones de seguridad lo permiten, dijo Borrell.